La velocidad a la que se calientan los océanos si los comparamos con las bombas de Hiroshima: ¡ojo con el cambio climático!
La velocidad a la que se calientan los océanos si los comparamos con las bombas de Hiroshima: ¡ojo con el cambio climático!
La velocidad a la que se calientan los océanos si los comparamos con las bombas de Hiroshima: ¡ojo con el cambio climático!
Leer más

La velocidad a la que se calientan los océanos si los comparamos con las bombas de Hiroshima: ¡ojo con el cambio climático!

Los océanos se están calentando a gran velocidad, tanto que se puede comparar a cinco bombas nucleares del poder calórico de la de Hiroshima explotando en nuestros océanos por segundo. Esto afecta grandemente al ecosistema marino, sobre todo a los pequeños microrganismos que son la base de la cadena alimenticia.

Los científicos señalan que los océanos del mundo se están calentando, al momento, a la misma velocidad que si cinco bombas atómicas similares en energía calórica a la de Hiroshima fueran arrojadas al agua por segundo.

Son realmente alarmantes los récords de calentamiento global que son batidos cada año, y el 2019 no fue la excepción.

Un equipo de 14 científicos, entre ellos geólogos e investigadores, compararon datos de la temperatura del agua en la década de los 50s. Esta observación arrojo el aterrador resultado de que los océanos se están calentando a una velocidad cada vez mayor.

La investigación muestra que los océanos se calentaron constantemente entre 1955 y 1986, y el calentamiento se ha acelerado rápidamente, entre 1987 y 2019, las temperaturas del océano fueron 450% mayores al período anteriormente comparado.

Los océanos son un buen indicador del inclemente paso del calentamiento global, ya que lo que sucede en las tres cuartas partes de nuestro planeta, tiene un impacto enorme para todo nuestro ecosistema.

Muchos microrganismos marinos han ido desapareciendo como fruto de lo explicado anteriormente. El efecto dominó que esto ocasiona es escalofriante ya que toda la cadena alimenticia se ve afectada.

En las Islas Maldivas, por ejemplo, casi el 90% de las especies únicas de coral han desaparecido. El coral marino es tanto una fuente de protección para pequeños animales, como su fuente de alimento y sustento.

Sin embargo, entre tanta fatalidad, una luz de esperanza brilla. Los mismos investigadores señalan que no todo está perdido, ya que, con una correcta cultura de reciclaje y un esfuerzo conjunto entre naciones para limpiar los océanos, todos los efectos negativos antes mencionados se disminuirían paulatinamente hasta desaparecer.

Escrito por Alejandra G.

Sin conexión
Verifique su configuración