En Australia, misteriosas nubes en forma de serpiente confunden a los científicos

En Australia, misteriosas nubes en forma de serpiente confunden a los científicos

En Australia se puede observar uno de los fenómenos meteorológicos más raros del mundo: sorprendentes nubes en forma de serpiente conocidas en inglés como "morning glory" o "nube gloria de la mañana" en español. Y los científicos aún tienen problemas para explicar su mecanismo de formación.

Ornitorrincos, formaciones rocosas gigantescas... como ya sabéis, Australia alberga numerosas y sorprendentes curiosidades, y, en este artículo, queremos mostraros una nueva: la "nube de gloria de la mañana", sorprendentes nubes con apariencia de serpiente. Figura entre los fenómenos meteorológicos más raros del mundo y, a día de hoy, los científicos aún ignoran los mecanismos específicos de su aparición.

Serpientes en el cielo

Estas formaciones poco habituales pueden llegar a extenderse más de 1 000 km por el cielo y se observan entre septiembre y octubre (durante la primavera australiana) al norte de Australia, en el golfo de Carpentaria. "¿Cuál es el origen de estas largas y extrañas nubes?" escribió la NASA en su sitio web APOD. "Nadie lo sabe con seguridad".

Nuestros conocimientos sobre estas nubes se resumen en las condiciones que preceden su aparición. Su aspecto tan particular podría provenir de una repentina caída de las temperaturas, un pico de presión y fuertes vientos marinos. En estas circunstancias, el aire que afecta a la parte frontal de la nube se eleva rápidamente, mientras que el que afecta a la parte posterior provoca que la nube "gire" hasta adoptar una forma cilíndrica.

Un tsunami celestial

Leer más
Un león mata a una leona delante de los visitantes del zoo de Dallas

"Es posible que, al topar aire húmedo y frío con una capa de inversión, una capa atmosférica en la que la temperatura, de manera atípica, aumenta con la altura, se formen unos tubos de aire largos y horizontales que circulan", describe la NASA. "Estos tubos y el aire que los rodea pueden provocar peligrosas turbulencias para los aviones cuando están bien definidos".

Las glorias de la mañana pueden desplazarse a una velocidad de entre 10 y 20 metros por segundo, es decir, a 60 kilómetros por hora. A la vez que se van formando nuevas nubes en la parte frontal, las de la parte posterior se van disipando.

Aunque las causas específicas de su formación continúan siendo un misterio, estas nubes no dejan de ser un espectáculo obligatorio que entusiasma a los adeptos del ala delta que planean sobre sus curvas. 

Peris Martínez Irene
Leer más
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración