Neumopatía: síntomas, contagio, tratamiento ¿de qué se trata?

Neumopatía: síntomas, contagio, tratamiento ¿de qué se trata?

La neumopatía es una infección pulmonar muy contagiosa. Existen varios tipos, como la neumopatía por inhalación, la neumopatía infecciosa o la neumopatía intersticial. ¿Cuáles son sus síntomas? Y, ¿cuál es su tratamiento?

Definición de neumonía, neumopatía intersticial y branconeumonía

Vamos a ver en primer lugar qué es la neumopatía. Esta enfermedad designa etimológicamente a todos los problemas de los pulmones. Sin embargo, el término se utiliza para evocar una infección pulmonar causada por una bacteria, un virus o un hongo. Según la evolución de la neumopatía se distingue la neumopatía crónica o la aguda. Se habla de enfermedad pulmonar intersticial crónica a partir de los 6 meses.

Las enfermedades pulmonares más extendidas que existen son el asma, el colapso parcial o total del pulmón (neumotórax), la bronquitis (inflamación de las vías respiratorias), la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, el cáncer pulmonar, la neumonía (o infección pulmonar), el edema pulmonar (acumulación de líquido en los pulmones o émbolo pulmonar (bloqueo de la arteria pulmonar).

Se ha acordado distinguir la neumonía, que se refiere a los alveolos, la neumopatía intersticial, que hace referencia al tejido intersticial, y a la bronconeumonía, que hace referencia a los bronquios y a los alveolos.

A diferencia de la bronquitis, que sólo afecta a las vías respiratorias inferiores (los bronquios), la neumopatía afecta al pulmón profundo y es mucho menos frecuente. Las personas más afectadas son las que presentan una fragilidad pulmonar, como el asma, el enfisema y la bronquitis crónica.

Se distinguen varios tipos de neumopatía:

-    las neumopatías infecciosas (o comunitarias)

El contagio de la neumopatía es principalmente por vía aérea. La bacteria más frecuente es el streptococcus pneumoniae (o neumococo), pero también se encuentra el haemophilius influenzae o el moraxella catarhalis. Son las responsables de la bronconeumopatía obstructiva o de la neumopatía lobar aguda.

El origen de la neumopatía también puede ser viral. Más a menudo está causada por el virus de la gripe y de la varicela. Por lo tanto, se la encuentra sobre todo en invierno.

La neumopatía por inhalación se produce cuando los alimentos toman un camino erróneo. Entonces, los alimentos se instalan en las vías respiratorias y se infectan. En algunos casos puede ser mortal.

-    las neumopatías intersticiales:

La neumopatía intersticial o intersticial difusa, se refiere de una infección del tejido pulmonar intersticial situado entre los vasos sanguíneos y los alveolos. La cicatrización o la inflamación del tejido hace que los pulmones no se puedan expandir totalmente (enfermedad pulmonar restrictiva). Esto puede evolucionar hacia complicaciones graves como una insuficiencia respiratoria o una fibrosis pulmonar.

La enfermedad pulmonar instersticial causa inflamación o cicatrización en los pulmones y dificulta la obtención del oxígeno. Este tipo de enfermedad puede originarse por la inhalación de polvo o partículas en el aire que la desencadenen en nuestro organismo. 

Por ejemplo, muchos mineros padecían este tipo de afecciones por la inhalación del polvo del carbón mineral. Los granjeros también desarrollaban neumopatías por respirar polvo proveniente del heno y la paja.

Otras partículas que pueden provocar neumopatías son las fibras de asbesto, el polvo de hierro, polvo que contiene sílice y otros vapores o mohos.

-    las neumopatías inmunológicas (por hipersensibilidad):

Hacen referencia a las enfermedades cuyo árbol respiratorio es hipersensible y están debidas a la inhalación crónica de polvo orgánico. Las personas expuestas a la contaminación, al polvo o a los cigarrillos son las que tienen más riesgo.

Síntomas de la neumopatía

Los síntomas de la neumopatía pueden variar según el germen en cuestión. Sin embargo, los signos clínicos más frecuentes de la neumopatía son:

-    fiebre alta (hasta 41 ºC)

-    escalofríos

-    tos (primero seca, después grasa)

-    dolores torácicos al respirar

-    taquicardia

-    vómitos

-    dificultad para respirar

La neumopatía en niños

Las enfermedades pulmonares intersticiales son muy difíciles de detectar en los niños. Son poco frecuentes en los adultos las enfermedades que producen un proceso de inflamación o lesiones pulmonares que afectan al intersticio, epitelio y espacios alveolares y al endotelio capilar , ya sean agudas o crónicas. Las EPI se dan con poca frecuencia en niños.

Los niños que padecen enfermedades pulmonares intersticiales suelen presentar problemas al respirar. Por desgracia, las EPI tienen una elevada tasa de mortalidad infantil que se sitúa entre el 14 y el 39%. La tasa es mucho mayor en los bebés con menos de 1 año.

En la mayor parte de los casos de neumopatía infantil, está causada por una infección o bacteria. Los niños pueden contagiarse por respirar bacterias presentes en el aire si están rodeados de personas enfermas o por compartir objetos como juguetes o pañuelos usados con gérmenes, que son una fuente de bacterias.

¿Cómo detectar la neumopatía en niños?

Los síntomas de la neumopatía infantil más claros son la fiebre, la respiración acelerada y con dificultad (siente que el aire no entra bien en los pulmones sin tener la nariz taponada). Una forma de saber si nuestro hijo respira con dificultad es observar si abre demasiado los orificios nasales. 

Una tos fuerte o síntomas como el cansancio, la pérdida de apetito y los vómitos pueden indicar también que nuestro hijo padece una neumopatía. Hay que tener mucho cuidado con los catarros, pueden evolucionar en esta enfermedad.

Tratamiento: ¿cómo curar la neumopatía?

En la mayoría de los casos, el tratamiento para la neumopatía está constituido por la toma de medicamentos. Los corticoesteroides permiten reducir la inflamación mientras que la prednisona permite aliviar los síntomas. Si la infección es de origen bacteriana, se tendrán que prescribir antibióticos.

Leer más
Un león mata a una leona delante de los visitantes del zoo de Dallas

En caso de neumopatías severas, es posible una hospitalización, acompañada de oxigenoterapia. Se facilita la respiración del paciente con la ayuda de una máscara o de un tubo de plástico. En casos extremos, un trasplante de pulmón podría ser necesario.

En cualquier caso, el tratamiento de la neumopatía va a depender del tipo que se padezca. En caso de padecer una neumopatía intersticial, dependerá de la exposición al aire contaminado con partículas de polvo y de cómo de avanzada esté. Además de la ingesta de medicamentos, las terapias de oxígeno pueden ser una buena forma de tratar las neumopatías. Recuerda que es muy importante acudir al médico y seguir únicamente las indicaciones de los especialistas para tratar las enfermedades.

Macarena Simal
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración