Necrosis epidérmica tóxica (síndrome de Lyell): causas, síntomas, tratamiento

Necrosis epidérmica tóxica (síndrome de Lyell): causas, síntomas, tratamiento

La necrosis epidérmica tóxica, o síndrome de Lyell,  es una afección grave de la piel provocada por la reacción alérgica a un medicamento. Se caracteriza por una destrucción repentina de la parte superficial de la piel y desprendimiento de la epidermis. El síndrome de Lyell es una emergencia médica que puede poner en riesgo la vida del afectado.

Definición: necrosis epidérmica tóxica

La necrosis epidérmica tóxica  (síndrome de Lyell) es una enfermedad de la pielaguda y grave que causa la destrucción de la epidermis, como si la piel hubiese sufrido quemaduras de segundo grado. Esta reacción alérgica grave y dolorosa también puede afectar a la boca, los ojos y los genitales.

La necrosis epidérmica tóxica es una afección muy rara con una prevalencia de 2 casos por millón de habitantes al año. Puede afectar tanto a niños como a adultos.

Necrosis epidérmica tóxica: síntomas

El síndrome de Lyell, o necrosis epidérmica tóxica, es repentino e imprevisible. A menudo comienza con un estado gripal y, más tarde, aparecen erupciones en la piel (ampollas) y en las membranas mucosas. Las lesiones se extienden durante unos cinco días y con el más mínimo roce, la piel puede desprenderse.

Los primeros síntomas de síndrome de Lyell pueden sugerir un brote viral, como la varicela, pero se diferencia de esta en que rápidamente aparecen otros síntomas:

- Enrojecimiento de la cara y el cuerpo: la erupción normalmente comienza en la cara y parte superior del tronco, expandiéndose rápidamente hacia el resto del cuerpo.

- Erosiones en las mucosas (boca, ojos, ano y genitales)

- Aparición de vesículas y ampollas llenas de líquido

- Ampollas eclosionadas y destrucción de la epidermis: la piel queda con la apariencia de una quemadura de segundo grado.

- Fiebre alta

- Fatiga intensa

- Deshidratación

Necrosis epidérmica tóxica: causas

La causa más común de la necrosis epidérmica tóxica es una alergia a algún medicamento: medicamentos antiinflamatorios (ibuprofeno, por ejemplo), aspirina, antibióticos o antiepilépticos (anticonvulsivos), etc. 

También existen algunas enfermedades que pueden ser el origen de la necrosis epidérmica tóxica como el lupuseritematoso sistémico, la infección por VIH, el cáncero, incluso, la radioterapiatambién puede aumentar el riesgo de desarrollar la afección.

En casos muy raros, no se ha podido identificar la causa de la enfermedad.

Necrosis epidérmica tóxica: tratamiento

Cuando se diagnostica el síndrome de Lyell, el paciente es ingresado inmediatamente en urgencias, a menudo en cuidados intensivos y, otras veces, en la Unidad de Grandes Quemados.

Leer más
Un león que vivió 13 años en una jaula descubre la hierba bajo sus patas por la primera vez

Al paciente se le realiza una perfusión para rehidratar el cuerpo y, si las membranas mucosas se ven afectas, también es necesario alimentar al paciente por medio de una sonda gástrica. Se vigila de cerca la frecuencia respiratoria y te realizan cuidados de la piel.

La necrosis epidérmica tóxica puede tener consecuencias muy graves en el 20-25% de los casos. Los pacientes que superan la enfermedad sufren secuelas como anomalías en la pigmentación de la piel o secuelas oculares.

• Francisco Ceballos Gomez
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración