El polo norte magnético está haciendo algo muy extraño que los científicos no pueden explicar…

El polo norte magnético, ese al que apunta la aguja roja de la brújula, se está desplazando a una velocidad sin precedentes de 55 kilómetros por año hacia Siberia. Y la comunidad científica no parece saber aún por qué.

A diferencia de los polos geográficos, los polos magnéticos de la Tierra se mueven activamente. Esto se debe a las fluctuaciones del hierro fundido en el corazón del planeta, en el núcleo interno sólido, que afectan a su campo magnético. Así, a diferencia de su homólogo geográfico, el polo norte magnético (indicado en todas las brújulas con la letra N) está migrando hacia Siberia (Rusia) a tal velocidad que los científicos están luchando por entender lo que está sucediendo.

Un movimiento nunca antes observado

Según los Centros Nacionales de Información Ambiental (en inglés, National Centers for Environmental Information o NCEI) de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos ( National Oceanic and Atmospheric Administration oNOAA), el polo norte magnético ha recorrido aproximadamente 2250 kilómetros desde su descubrimiento oficial en 1831. Si bien este movimiento era generalmente bastante lento, lo que permitía a los científicos rastrear su posición, en las últimas décadas se ha acelerado hasta una velocidad media de 55 kilómetros por año.

Sin embargo, los datos más recientes sugieren que este movimiento hacia Rusia se ha reducido a unos 40 kilómetros por año. Esto no tiene precedentes. "El movimiento desde los años 90 ha sido mucho más rápido que en cualquier otro momento en al menos cuatro siglos", dice Ciaran Beggan, un especialista del British Geological Survey entrevistado por el Financial Times. “Realmente no sabemos mucho sobre los cambios que lo impulsan en el núcleo de la Tierra".

Cada cinco años, se desarrolla un nuevo modelo predictivo

En este momento los investigadores no pueden explicar completamente los disturbios extremos en el Polo Norte. Lo que pueden hacer es trazar un mapa del campo magnético de la Tierra y calcular su tasa de cambio en el tiempo. Esta representación se denomina Modelo Magnético Mundial (en inglés, World Magnetic Model o WMM ). Se utiliza en herramientas de navegación GPS, aplicaciones de brújula para el consumidor y sistemas utilizados por la NASA, la Administración Federal de Aviación (en inglés, Federal Aviation Administration, FAA) y el ejército.

Sin embargo, el poder de previsión del WMM no está grabado en piedra. Para mantener su exactitud, debe ser actualizado cada cinco años. "La predicción de WMM es muy precisa a partir de su fecha de publicación y luego se deteriora hacia el final del período de cinco años cuando debe ser actualizada con valores revisados de los coeficientes del modelo", señala NCEI. Pero la actualización de este año ocurrió un año antes de lo esperado. El WMM 2020 fue lanzado el 10 de diciembre debido a la velocidad a la que se ha desplazado el polo norte magnético y con el fin de mantener actualizado su valioso modelo predictivo.

Una inversión de los polos

Aunque las fluctuaciones actuales son motivo de preocupación, se trata de un movimiento moderado en comparación con lo que ya ha ocurrido en la historia de la Tierra: movimientos de los polos magnéticos tan grandes que se están inclinando. Esta inversión de la polaridad del campo magnético, donde el polo norte magnético está situado en el Polo Sur geográfico, tendría lugar cada 200.000 a 300.000 años. La última inversión tuvo lugar hace 770.000 años.

Pero mientras que algunos creen que los retrocesos podrían ocurrir durante una vida humana, los resultados de un estudio publicado en Science Advances en agosto pasado no apoyan esta teoría. Los investigadores se basaron en la información contenida en los sedimentos oceánicos, los casquetes polares de la Antártida y los flujos de lava. Estas muestras revelaron cómo, a lo largo de un millón de años, el campo magnético de la Tierra se debilitó, se desplazó, se estabilizó o se invirtió.

Tiempo de adaptación

Finalmente, el equipo de investigación descubrió que la última reversión del campo magnético de la Tierra tomó 22000 años - el doble de lo esperado. También descubrieron que su intensidad disminuía alrededor de un 5 % cada siglo. Los signos de debilitamiento indican que el campo está a punto de invertirse. Pero es difícil saber cuándo sucederá esto.

Un buzo ayuda a un tiburón a quitarle un anzuelo que tenía enganchado en el vientre
Leer más
Un buzo ayuda a un tiburón a quitarle un anzuelo que tenía enganchado en el vientre

Si lo hace, podría tener un impacto en la navegación, los satélites y las comunicaciones. Pero los investigadores son tranquilizadores: con la ayuda del WMM, por ejemplo, tendríamos generaciones que se adaptarían a largos períodos de inestabilidad en el campo magnético de la Tierra.

Irene M.F.
Leer más
Sin conexión
Verifique su configuración