Descubre por qué a Okunoshima se la conoce como "la isla de los conejos"

En esta isla japonesa viven muchos conejos salvajes bastante dóciles. La historia de estos animales es mucho más compleja y oscura de lo que parece.

Descubre por qué a Okunoshima se la conoce como "la isla de los conejos"
Leer más
Leer más

Si te gustan los animales, y más concretamente los conejos, te aconsejamos que vayas a Japón, precisamente a la isla de Okunoshima, poblada de habitantes muy simpáticos y, sin embargo, ¡sorprendentes!

Un pasado muy oscuro

Okunoshima es una pequeña isla situada en el Mar Interior de Japón. Aunque en el pasado la isla era conocida por su fábrica de gases tóxicos, ahora el ambiente es mucho más agradable, como puede verse en el vídeo que encabeza este artículo.

Sin embargo, este lugar tiene un pasado mucho menos glorioso. De hecho, entre los años 1929-1945, Okunoshima se utilizó para probar gases tóxicos. De hecho, como señala el sitio web Oddity Central, los primeros conejos de la isla podrían incluso haber sido importados a la zona para observar los efectos del gas en estos animales.

¿Descendientes de los conejillos de indias de la guerra?

También es importante saber que, aunque las autoridades afirman que esta zona está ahora completamente sin riesgo, se aconseja igualmente a los turistas que permanezcan en los grandes senderos de la zona, para evitar cualquier contratiempo.

Algunos dicen que los numerosos conejos que aparecen en las imágenes serían los descendientes de las cobayas utilizadas para probar los gases tóxicos durante la Segunda Guerra Mundial. Y, como muestra el vídeo, estos conejos salvajes son mansos y se acercan a los humanos con mucha facilidad, sobre todo cuando llevan algo de comida.