Cómo se regenerará la naturaleza tras la erupción del volcán en La Palma

La erupción del volcán Cumbre Vieja en la isla española de La Palma ha tenido efectos devastadores en tierra, pero podría enriquecer la vida marina. Aunque el flujo de lava destruyó inicialmente el ecosistema marino, se regeneró rápidamente e incluso lo enriqueció, según los científicos.

Cómo se regenerará la naturaleza tras la erupción del volcán en La Palma
Leer más
Leer más

La lava que fluye del volcán Cumbre Vieja, en la isla española de La Palma, ha estado destruyendo todo a su paso: la erupción ha provocado la evacuación de casi 6.000 personas y ha destruido cientos de edificios. Pero por muy devastador que sea, el despertar del volcán podría tener efectos beneficiosos para la vida marina.

Además, existe un estudio publicado en 2017 sobre la erupción del volcán submarino Tagoro, también en Canarias, publicado por El Instituto Oceanográfico de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria que estudió las consecuencias de este evento natural en 2011, con la conclusión de que primero se destruyó toda forma de vida antes de que el fondo marino se regenerara a toda velocidad. En algunos lugares, incluso se ha enriquecido la vida marina.

"El ecosistema submarino se regenera muy rápido. Los piroclastos actúan de fertilizantes"
Screenshot (EFE)

Un nuevo arrecife rocoso

Tras una primera etapa bastante agresiva y preocupante, la vida silvestre empieza de nuevo a abrirse camino. Aunque es sabido que estos cambios abruptos en el territorio son causantes de la pérdida de ecosistemas también es la responsable de que estos se recuperen gracias a que la función principal de la naturaleza es esa.

De todas formas, la recuperación del hábitat submarino tras la erupción de La Palma será "mucho más rápida que la que se producirá en tierra firme".

"Se han creado un montón de rocas, cavidades y espacios abiertos que, además de ciertos nutrientes, van a servir para que muchos organismos se instalen en estos nichos ecológicos que se van a formar en la zona", describe el mencionado investigador científico del IGME–CSIC.
Screenshot (EFE)

Transformación y proceso

Aseguran que,

"la clave para la recuperación son las plantas, ya que, al brotar, empiezan a llegar los primeros animales, como artrópodos, peces, aves y mamíferos. Entre todos, contribuyen a la regeneración del ecosistema", explican desde la UNAM.
"Cuando la actividad de un volcán acaba, se produce una recolonización de la flora y la fauna", apunta Nogales Hidalgo, del CSIC.

Por lo tanto, tras unas semanas duras en La Palma, se ve un atisbo de luz frente a la regeneración de este hábitat, y es que hasta de las catástrofes naturales, se puede volver a haber vida.

Es y será un proceso arduo, ya que estos ecosistemas no se regeneran de un día para otro, pero al final consiguen revivir. E Incluso, en algunas ocasiones, vuelven con más fuerza que antes de la erupción.