Miastenia gravis: síntomas, tipos, causas y tratamiento
Miastenia gravis: síntomas, tipos, causas y tratamiento

Miastenia gravis: síntomas, tipos, causas y tratamiento

La miastenia gravis es una enfermedad autoinmune de la unión neuromuscular. Se distingue entre miastenia gravis ocular, miastenia gravis bulvar y miastenia gravis generalizada ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Y cuál es su tratamiento?

Definición: ¿qué es la miastenia gravis?

La miastenia gravis es una enfermedad autoinmune de la unión neuromuscular. Se caracteriza al igual que la astenia, pero que no hay que confundirlas, en que hay debilidad y fatiga muscular. Es una enfermedad rara que afecta a aproximadamente 5 personas de cada 100.000.

La miastenia gravis afecta a personas de cualquier edad pero, sobre todo, a mayores de 50 años y ligeramente más a las mujeres que a los hombres.

Miastemia gravis: síntomas

El principal signo clínico específico de la miastenia gravis es una debilidad muscular que aumenta de manera considerable durante los periodos de actividad y la repetición del movimiento y disminuye después de periodos de descanso. Esta fatiga muscular puede afectar a numerosos músculos, especialmente al rostro: párpados, mejillas, paladar, músculos de la masticación o de la deglución.

La miastenia gravis puede provocar diferentes complicaciones como problemas en la deglución o problemas serios para respirar.

Miastemia gravis: tipos

Se distinguen diferentes formas de miastenia gravis dependiendo de los músculos que se vean afectados por la enfermedad.

- Miastenia ocular: la enfermedad afecta a los músculos de los ojos. Se puede manifestar por problemas oculares (visión doble, descenso del párpado superior).

- Miastenia bulbar: afecta a los músculos de la garganta o del rostro y puede provocar falsas rutas alimentarias.

- Miastenia generalizada: afecta a todos los músculos del cuerpo, especialmente a los hombros, a las caderas o al cuello. A menudo se caracteriza por una dificultad para permanecer de pie mucho tiempo o levantar los brazos.

Miastemia gravis: causas

Como cualquier enfermedad autoinmune, la miastenia gravis se debe a un desajuste del sistema inmunitario contra su propio organismo. El sistema inmune, en lugar de actuar contra los elementos externos para proteger el cuerpo, reacciona a los constituyentes de su propio organismo(reacción autoinmune) mediante la producción de anticuerpos que, al unirse específicamente a una determinada molécula, reducen la capacidad del cuerpo para funcionar de manera normal.

Los anticuerpos anormales atacan a los receptores de acetilcolina, un neurotransmisor encargado de comunicar los impulsos nerviosos a los músculos y de desencadenar la contracción muscular. La degradación de los receptores impide la propagación de este impulso nervioso, lo que provoca un agotamiento rápido de los músculos.

Las causas precisas de esta reacción autoinmune todavía se desconocen. Sin embargo, se ha detectado una unión con el timo, un órgano linfoide situado delante de la tráquea, detrás del esternón, que participa en la maduración de las células inmunitarias. De hecho, las investigaciones han demostrado que en más de 3/4 de los casos de miastenia, el timo es anormal, ya sea porque está subdesarrollado o porque está afectado con un tumor (timoma).

Miastemia gravis: tratamiento

La miastenia gravis evoluciona de forma distinta en cada individuo. Sin embargo, un tratamiento farmacológico, asociado con una vigilancia regular, permite en la mayoría de las personas afectadas vivir casi con normalidad.

El objetivo del tratamiento de la miastenia gravis es, en un primer lugar, mejorar el funcionamiento de la unión neuromuscular con la ayuda de anticolinesterásicos. A continuación, los corticoides y los inmunomoduladores permitirán limitar la reacción autoinmune.

La NASA se prepara para enviar un helicóptero a Marte
Leer más
La NASA se prepara para enviar un helicóptero a Marte

En caso de miastenia gravis causada por un problema de la glándula del timo, podría ser indispensable su extirpación quirúrgica (timectomía). También hay casos en los que la miastenia gravis se detiene por sí sola (aproximadamente el 15%).

Escrito por Macarena Simal
Última modificación
Sin conexión
Verifique su configuración