Por qué nunca hay que aguantarse un estornudo

Por qué nunca hay que aguantarse un estornudo

En Reino Unido, un hombre se ha roto la faringe al aguantarse un estornudo. Un caso extremadamente raro, pero que sirve para recordar que hay que tomar precauciones a la hora de estornudar.

Cuando se trata de estornudar, hay que respetar una regla de oro: mejor fuera que dentro. Eso es lo que nos recuerda el caso de un hombre de 34 años, que acaba de romperse la faringe intentando aguantarse el estornudo. Los médicos aprovechan para recordar ciertas precauciones que debemos tomar cuando empieza a picarnos la nariz.Un caso raro.Imagínate el asombro que sintieron los médicos del centro hospitalario universitario de Leicester en Reino Unido cuando llegó un paciente...¡por un estornudo! Después de retener la explosión de aire cerrando la boca y tapándose la nariz, el hombre notó que su cuello se hinchaba al momento. Poco después, le costaba tragar y perdió la voz. Eso es lo que contó en la revista BMJ Case Reports.Los especialistas declararon que su estado era similar al de un síndrome de Boerhaave, una rotura del esófago provocado por vómitos excesivos. Durante la auscultación, escucharon crepitaciones en su garganta y, una radiografía, tan impresionante como horrible, desveló que no era el esófago sino la faringe lo que estaba perforada, cosa que provocaba un escape de aire en los tejidos blandos de su garganta.

Javier de la Rosa
Leer más
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración