La ciencia consigue dar vida a unos híbridos hombre-oveja

Un equipo de científicos ha conseguido crear en un laboratorio unos seres híbridos muy particulares: una quimera que es hombre y oveja a la vez. Aunque la proporción de células humanas en estos organismos es, por ahora, escasa. No obstante, los investigadores esperan llegar a un punto que les permita extraer órganos para trasplantarlos en pacientes en lista de espera. Una prometedora idea que no deja de plantear cuestiones éticas en cuanto a la situación de estos extraordinarios seres vivos.

Algunos investigadores no se contentan con seguir al rebaño. Todos, menos algún borrego, siguen los caminos inexplorados de la ciencia e incluso a veces se convierten en las ovejas negras de su profesión. Es el caso, por ejemplo, de Hiro Nakauchi, biólogo de la universidad de Standford, en Estados Unidos. Este científico temerario se propuso un reto que suscita tanto curiosidad como controversia: producir quimeras.

Tal y como anunció durante una presentación en Austin, Texas, en el marco del encuentro anual de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia, Hiro Nakauchi consiguió crear un embrión híbrido, que mezcla dos especies bien distintas: por un lado la oveja; y, la parte más sorprendente: un humano.

Olivia Farnsworth la niña de 7 años que ni come, ni duerme, ni siente dolor
Leer más
Olivia Farnsworth la niña de 7 años que ni come, ni duerme, ni siente dolor

Unas quimeras más tipo oveja que humano.

Respaldado por sus compañeros, este investigador ya consiguió, hace algunos años, dar a luz a unas quimeras medio hombre-medio cerdo. Un primer "éxito" al que le sucede ahora un híbrido hombre-oveja. No obstante, se trata de un animal más cercano a lo ovino que a lo humano. Con más del 99% de células de oveja, la parte humana de este embrión manipulado en el laboratorio es mínimo. "La contribución de las células humanas, por ahora, es escasa. No tiene nada que ver con un cerdo con cara o cerebro humano. Sólo una de cada 10.000 células es humana", explicó Hiro Nakauchi.

Alejandra G.
Leer más
Sin conexión
Verifique su configuración