Investigadores descubren que la Luna está "oxidada"... y puede ser culpa de la Tierra
Investigadores descubren que la Luna está "oxidada"... y puede ser culpa de la Tierra
Leer más

Investigadores descubren que la Luna está "oxidada"... y puede ser culpa de la Tierra

Los investigadores han descubierto la presencia de hematita, una especie de hierro oxidado similar al óxido, en la superficie de la Luna. Y puede que la Tierra sea en parte responsable de este fenómeno.

Es un descubrimiento, como poco, desconcertante, descrito en un nuevo estudio publicado el miércoles 2 de septiembre por la revista Science Advances. Utilizando los datos recogidos por la sonda india Chandrayaan-1, investigadores de la Universidad de Hawai (Estados Unidos) descubrieron hematita, una forma de hierro oxidado, en la Luna.

"La hematita (Fe2O3) es un producto de oxidación común en la Tierra, Marte y algunos asteroides", dijeron los autores. En resumen, hay óxido en la Luna, y en cantidades significativas. ¿Pero cómo llegó allí?

¿Es la Tierra en parte responsable?

La hematita es un mineral que sólo puede desarrollarse en presencia de agua (en forma líquida) y oxígeno. Sin embargo, la superficie de la Luna está desprovista de oxígeno y tiene agua solo en forma de hielo. Por lo tanto, la presencia de hematita en la Luna es sorprendente.

"Proponemos un modelo en el que el oxígeno del viento de la Tierra, el agua del regolito lunar y el calor del impacto del polvo interplanetario crean un entorno para que el regolito se oxide y forme hematita", explican los investigadores en su estudio.

En este modelo, la fuente de oxígeno que llega a la Luna no sería por lo tanto otra que nuestro viejo y buen planeta azul a través del dosel solar, que lo envía desde la atmósfera de la Tierra a la superficie lunar. Esta tesis se apoya en el hecho de que la formación de hematita es más pronunciada en la cara visible de la Luna. En cuanto al polvo interplanetario, crea calor al impactar con la estrella, lo que podría ser el origen de la formación de moléculas de agua en la superficie.

¿Respuestas gracias al programa Artemis?

Si bien este descubrimiento es sorprendente, también nos invita a suponer que la Tierra puede haber desempeñado un papel importante en la evolución de la superficie de la Luna a lo largo de miles de millones de años, y que el planeta azul y su satélite están involucrados en una relación mucho más compleja de lo que podemos imaginar hoy en día.

Para aprender más, los investigadores confían ahora en el programa Artemis de la NASA, cuya misión es llevar una tripulación a la Luna para el 2024. El análisis de las muestras recogidas durante este viaje podría ayudar a confirmar la teoría de los investigadores de la Universidad de Hawái.

Escrito por Irene M.F.

Sin conexión
Verifique su configuración