Lipasa (lipasa pancreática): alta, baja, definición

Lipasa (lipasa pancreática): alta, baja, definición

La lipasa o lipasa pancreática es una enzima (proteína) digestiva producida por el páncreas. Un alto nivel de lipasa (hiperlipasemia) puede ser sinónimo de pancreatitis.

Definición: ¿qué es la lipasa?

La lipasa es una enzima digestiva producida por el páncreas. Desempeña un papel esencial en la digestión de las grasas mediante la transformación de triglicéridos en glicerol y en ácidos grasos. Un aumento excesivo de los niveles de lipasa puede indicar pancreatitis

Lipasa: Lipasemia

La lipasemia corresponde a la evaluación de los niveles de lipasa en la sangre. Para ello, se toma una muestra de plasma sanguíneo (normalmente en ayunas) y se realiza el análisis en el laboratorio. Los resultados del análisis suelen estar disponibles unas 24 horas después de la recogida de muestras.

La toma de algunos medicamentos podrían alterar el resultado del examen de lipasa, por lo que debe consultar con su médico si toma alguno de los siguientes medicamentos:

- Betanecol

- Pastillas anticonceptivas

- Medicamentos colinérgicos

- Codeína

- Indometacina

- Meperidina

- Metacolina

- Morfina

- Diuréticos tiazídicos 

La forma de conocer el nivel de lipasa pancreática en la sangre y saber si se tiene la lipasa alta o baja es a través de un análisis de sangre. La prueba de lipasa no solo permite controlar cómo están en nuestro organismo los niveles de esta enzima sino también detectar pancreatitis, si hay obstrucción o algún problema similar en el páncreas y para diagnosticar otras enfermedades crónicas que afecten a este órgano. 

La preparación previa para la prueba de lipasa es hacer un ayuno de entre 8 y 12 horas, aunque las indicaciones más precisas le serán dadas antes de la realización de la misma por el médico.

Lipasa: riesgos de la Lipasemia

Por norma general, el examen de lipasa no representa ningún riesgo grave para la salud del paciente. Cuando se inserta la aguja para extraer la sangre, el dolor es moderado (algunos pacientes solo sienten un leve pinchazo o sensación de picadura). Tras la extracción, el paciente podría sentir dolor o pulsaciones en el lugar de la punción y podría aparecer un leve hematoma.

Los riesgos del análisis de lipasa son mínimos:

- Puede ser necesario hacer varias punciones debido a la dificultad para obtener la muestra.

- Hemorragia excesiva en el lugar de la punción.

- Desmayo como consecuencia de la hemorragia.

- Hematomas. 

- Infección en el lugar de la punción. 

Como norma general, la lipasemia se realiza en el diagnóstico de la pancreatitis aguda en personas con dolor abdominal intenso.

Lipasa alta: hiperlipasemia

La hiperlipasemia se da cuando hay un exceso de la enzima pancreática lipasa en la sangre. Se considera que el nivel de lipasa es normal cuando se encuentra por debajo de 190 unidades por litro (U/L). Por lo tanto, se considera tener la lipasa elevada si se sobrepasa esta cifra. La hiperlipasemia o niveles altos de lipasa pueden desencadenar problemas en el páncreas, uno de los órganos vitales. 

La hiperlipasemia podría deberse a un trastorno de la salud en el cual se bloquea el flujo de lipasa desde el páncreas. Las causas de la hiperlipasemia pueden ser:  

- Cálculos biliares

- Obstrucción intestinal

- Enfermedad celíaca

- Colecistitis 

- Úlcera gastroduodenal

- Gastroenteritis

- Pancreatitis aguda o crónica: la inflamación del páncreas aumenta hasta 3 veces el nivel normal en la sangre de la lipasa y de la amilasa.

-Tumores de páncreas: la lipasa puede aumentar en caso de tener esta enfermedad. 

- Cáncer de páncreas

- La insuficiencia renal

No existen síntomas que ayuden a detectar la hiperlipasemia a menos que la persona padezca pancreatitis y con ello vómitos, náuseas u otro tipo de dolores fuertes.

Hay varias cosas que se pueden hacer para prevenir tener niveles altos de lipasa en la sangre. Lo primero de todo y más importante es evitar el alcohol y tomar correctamente el tratamiento recetado por el médico especialista. Mucho cuidado con los remedios naturales que se esté aplicando, lo mejor es que informe al médico ya que podrían interferir en el tratamiento y actuar con los fármacos.

Otro aspecto importante es prestar especial atención a la dieta y tener una alimentación baja en proteínas, carnes rojas y grasas. Conviene ingerir preferentemente fibra.

Hidrátate de forma adecuada y recuerda beber idealmente dos litros de agua al día.

En caso de tener los niveles de lipasa pancreática elevados el médico podría recetarle alguno de los siguientes tratamientos: 

El médico podría recetarte la ingesta de enzimas pancreáticas si tu páncreas no es capaz de producirlas pues son esenciales para la digestión de las grasas. Estas enzimas se pueden suministrar en pequeñas píldoras. El tratamiento que se suele indicar en caso de hiperlipasemia es a base de antiinflamatorios no esteroides (AINE) y Tylenol. Recuerde no exceder nunca la dosis prescrita por el especialista y consultar siempre a un médico antes de suministrarse los medicamentos. Las personas que estén siguiendo tratamientos de quimioterapia y padezcan cáncer no podrán tomar estos antiinflamatorios.

El Tylenol puede causar daños al hígado, es importante seguir todas las indicaciones del médico. Recuerda, es importante acudir al médico siempre que sea necesario. 

Personas con riesgo de padecer una pancreatitis

Tendrán más posibilidades de padecer esta enfermedad aquellas personas que tengan familiares que hayan sufrido pancreatitis. Las personas obesas o con mucho sobrepeso tienen también más posibilidades de sufrirla, así como quienes tengan niveles altos de triglicéridos en sangre y quienes beban demasiado alcohol. 

Leer más
Un pescador socorre a un gran tiburón blanco que queda atrapado en el anzuelo, en Sudáfrica

Lipasa baja:

Un nivel de lipasa baja podría ser causado por algunas afecciones que afectan al páncreas y, en muchos casos, se trata de una fibrosis quística o enfermedad de Crohn.

Los médicos podrían recomendar a pacientes con los niveles de lipasa bajo seguir una dieta muy baja en grasa, grasa soluble y vitaminas D, E y K. Es muy importante acudir a un especialista nutricionista que pueda hacer un plan de alimentación con un consumo de grasas bajo y personalizado, además de ingerir suplementos de la lipasa.

Los niveles bajos de lipasa en la sangre podría provocar una diarrea crónica con esteatorrea. En principio es el único síntoma que apuntaría a la lipasa baja, aunque la malnutrición también podría darse.

• Javier de la Rosa
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse