Prueba la postura sexual del arco del triunfo para multiplicar por diez el placer

La posición del 'arco del triunfo’ no es necesariamente la más famosa, pero es una de las que sorprenderá a cualquiera que quiera probarla con su pareja.

Prueba la postura sexual del arco del triunfo para multiplicar por diez el placer
Leer más
Leer más

¿Has oído hablar alguna vez del "arco del triunfo"? Si es así, puede que seas un enamorado de este monumento parisino. Pero no es lo único a lo que da nombre: esta expresión también existe en el mundo de las posturas sexuales. Te contamos todo sobre esta postura y por qué deberías incluirla en tu rutina.

La postura del arco del triunfo

Ciertamente no es la más común ni la más fácil de realizar, pero ofrece placeres poco comunes y una fusión única con tu pareja. Pero ten cuidado: esta posición requiere mucho más esfuerzo físico que la postura del "misionero en T". Para tener éxito, será necesario que el penetrador, se tumbe en el suelo, con las piernas estiradas y las manos en el suelo bajo su trasero.

La persona penetrada tendrá que realizar la misma posición, mientras levanta las piernas a la altura de los hombros de su pareja. La penetración puede entonces comenzar con suavidad, ya que esta posición es muy técnica: el más mínimo movimiento erróneo puede doler si se tiene el pene erecto. Los dos cuerpos forman entonces una especie de arco, como la M del famoso restaurante de comida rápida.

Pros y contras

Según Men's Health, dominar esta postura garantiza un placer diez veces mayor. La mayor ventaja del arco de oro es la estimulación única delpunto G para las mujeres y del punto P para los hombres. La profundidad obtenida en el momento de la penetración puede verse favorecida por un cojín colocado bajo las nalgas del penetrador.

Hombre o mujer, esta posición puede garantizar el placer para todos. El principal inconveniente del arco de oro es también su punto fuerte: la penetración. Tiene la particularidad de que solo se utiliza el pene. Las manos están ocupadas y, por tanto, no pueden utilizarse para tocar o acariciar las demás zonas erógenas de la pareja.

Los 10 fetiches sexuales más extraños Los 10 fetiches sexuales más extraños