Este nuevo desinfectante podría acabar con la COVID-19 para siempre

Los científicos han dado con un nuevo desinfectante capaz de eliminar las bacterias letales de las superficies hasta siete días.

Este nuevo desinfectante podría acabar con la COVID-19 para siempre
Leer más
Leer más

Investigadores de la Universidad de Florida Central han presentado un desinfectante basado en nanopartículas que no solo podría ayudar en la lucha contra la COVID-19, sino también contra todos los futuros virus patógenos.

Un desinfectante sin igual

El desinfectante, único en su género, tiene la capacidad de matar continuamente los virusque se encuentran en las superficies que se tocan durante hasta siete días. El ingrediente activo de este revolucionario producto es una nanoestructura de ingeniería llamada óxido de cerio, conocida por sus propiedades antioxidantes regenerativas. Para que la solución sea más potente contra los patógenos letales, se mezclan cantidades microscópicas de plata con partículas de óxido de cerio.

Christina Drake, exalumna de la Universidad de Central Floria y fundadora de Kismet Technologies, explica que concibió la idea de este producto al inicio de la pandemia:

Al principio pensé en desarrollar un desinfectante de acción rápida, pero hablamos con los consumidores, como médicos y dentistas, para saber qué querían realmente de un desinfectante. Lo que más les importaba era algo duradero que siguiera desinfectando las zonas de mayor contacto, como los tiradores de las puertas y el suelo, mucho después de su aplicación.

Con la ayuda de Sudipta Seal, ingeniero de materiales de la Universidad de Floria Central y experto en nanociencias, el producto funciona tanto química como mecánicamente. Seal explica que

Las nanopartículas emiten electrones que oxidan el virus, dejándolo inactivo. Desde el punto de vista mecánico, también se adhieren al virus y rompen su superficie, casi como si reventaran un globo.

Ambos científicos creen que este nuevo invento tendrá un gran impacto beneficioso en los entornos sanitarios, sobre todo para reducir la tasa de infecciones adquiridas en los hospitales. Además, a diferencia de los desinfectantes producidos en masa, la fórmula utilizada para crear esta nueva tecnología no contiene sustancias químicas nocivas. Esto significa que puede utilizarse en cualquier tipo de superficie, incluida la piel e incluso los glóbulos oculares.