Laringitis: definición, tratamiento, síntomas y causas

Laringitis: definición, tratamiento, síntomas y causas

Qué es la laringitis aguda y crónica, sus causas, complicaciones, síntomas, tratamiento y cura. La laringitis  es una infección de la garganta, y más precisamente de la laringe y de las cuerdas vocales. Se trata de una enfermedad común que más a menudo es benigna y cuyo tratamiento se puede realizar en casa, cuando se trata de una laringitis aguda. Veamos esta enfermedad, sus síntomas y tratamientos.

Cómo definir laringitis aguda y crónica

La laringitis es por definición una inflamación de la laringe y más a menudo de las cuerdas vocales. Esta inflamación impide que las cuerdas vocales se muevan y vibren libremente al paso del aire. Entonces la voz se vuelve ronca o apagada.

La laringitis se divide en dos tipos, aguda y crónica. Primero una laringitis es aguda hasta que pasa a ser crónica cuando dura más de tres semanas.

Las causas y complicaciones de la laringitis

La laringitis aguda es, de lejos, la forma más común. La causa de la laringitis es de manera repentina y desaparece al cabo de unos días o de unas semanas. Por lo general, se debe a un abuso puntual de las cuerdas vocales, a una infección viral (como la del resfriado o la de la gripe), o a una bronquitis, a una neumonía, o incluso en caso de sarampión.

En cuanto a la laringitis crónica, por lo general, se debe a una exposición prolongada a factores irritantes, como vapores tóxicos, sustancias alergénicas, humo de cigarrillo, problemas de reflujo gastroesofágico, sinusitis crónica, alcohol, solicitud excesiva y repetida de la voz o incluso al uso de corticoesteroides inhalados.

Eventualmente, la laringitis puede ser causada por una infección bacteriana, fúngica o parasitaria, un cáncer, un tratamiento de radioterapia, o incluso una parálisis de las cuerdas vocales causada por un accidente cerebrovascular (como podría ser la ruptura del aneurisma en el caso de que fuera hemorrágico) o una lesión.

La laringitis y sus síntomas

Por lo general, a las personas que padecen laringitis se les pone la voz ronca, e incluso pueden perder la voz durante un tiempo. La laringitis, puede igualmente tener otros síntomas:

-Cosquilleos o dolor en la garganta

-Dificultad para tragar

-Tos seca

-Sensación de nudo en la garganta

La persona también se aclara a menudo la garganta y pueden aparecer dificultades respiratorias. Se puede producir una ligera fiebre (menos de 38,5 ºC)

Cómo tratamos y curamos la laringitis. Especial atención en niños

La laringitis tiene tratamiento. Cuando la laringitis es causada por una solicitud abusiva de las cuerdas vocales, unos días de reposo son suficientes para calmar los síntomas. Cuando el origen de la laringitis es una infección bacteriana, el médico puede prescribir antibióticos. Sin embargo, éstos últimos se muestran, por lo general, inútiles, ya que la mayoría de las laringitis son de origen viral.

Para las laringitis agudas, sobre todo en los niños, el médico puede prescribir corticoides, que permitirán disminuir la inflamación de la laringe. Más a menudo, el enfermo se cura rápidamente con la ayuda del tratamiento, pero es posible acelerar la curación de la laringitis con unos simples remedios caseros:

-Respirar aire húmedo en la ducha, sobre un bol caliente, o equiparse con un humidificador.

-Utilizar la voz lo menos posible.

-Chupar pastillas o hacer gárgaras con agua salada.

Cuando sea posible, eliminar la causa de la laringitis (ardor de estómago, tabaquismo, alcoholismo).

Algunas medidas para prevenir la laringitis

¿Cuál es la mejor manera de cuidar las cuerdas vocales? Lo mejor siempre será mantenerlas lo más húmedas posibles y evitar todo aquello que las irrite. Sobre todo, lo que se debe evitar es lo siguiente: 

-No fumar es la mejor solución, también hay que evitar estar cerca de los que fuman.

-Se debe limitar el consumo tanto de café como de alcohol.

-Hay que lavarse las manos de forma regular para evitar contraer resfriados o infecciones.

-Evita los químicos tóxicos en el trabajo todo lo que sea posible.

-No se debe aclarar la garganta ya que esto aumenta la producción de mucosa y la irritación.

Qué especialista trata la laringitis

Aunque un médico de familia puede tratar una la laringitis aguda, el único especialista para hacer un diagnóstico en profundidad de la laringe es el otorrinolaringólogo. A este profesional es a quién se debe enviar el paciente si su disfonía no cesa en 3 semanas.   

¿Pero quién es el otorrino u otorrinolaringólogo? Se trata del médico especializado que se encarga de diagnosticar y tratar todas aquellas enfermedades que están relacionadas con la nariz, los oídos y la garganta. El término 'otorrinolaringólogo’, que parece más difícil de pronunciar de lo que es, se compone etimológicamente por tres vocablos griegos y otro latino: 'Oto' hace alusión al oído, ‘rino’ a la nariz, ‘larin’ a la laringe y ‘gólogo’ a aquel que se dedica a dicha ciencia.

Pero en los últimos tiempos, el otorrinolaringólogo también ha pasado de ocuparse en exclusiva es estas tres partes del cuerpo a estudiar, tratar y comprender también otras áreas como pueden ser el cráneo. También han ido más allá para conseguir la superespecificación en otología, laringología, rinología, cirugía plástica de cabeza, cirugía oncológica, otoneurología y un largo etcétera.     

Leer más
El ataque de las mantis religiosas para devorar cerebros

Pero ser otorrinolaringólogo no es tarea sencilla, para ello se debe cursar la carrera de medicina y tras finalizar la misma, se debe pasar por un examen duro como es el MIR (Médico Interno Residente). Después de haber superado todo eso el futuro otorrino tiene que pasar una formación de 4 años más para especializarse en el hospital al que haya accedido en función de la nota obtenida en el MIR.  

Además, un otorrinolaringólogo es un especialista que no tiene la necesidad de derivar a sus pacientes en caso de que necesiten una cirugía, ya que ellos mismos pueden realizarla.  

En el caso de que el problema sea auditivo, sin que muestre síntomas de ninguna otra patología o infección, el paciente podrá ir directamente al audiólogo, porque aunque el otorrino pueda diagnosticar la pérdida de audición, será el audiólogo el que la tratará. Y es por eso que tras detectarse una sordera, este especialista enviará al paciente a un audioprotesista para que lo valore y le busque la mejor solución auditiva.

Macarena Simal
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración