Le gastan una broma al conductor de un Lamborghini, pero no tardan en arrepentirse
Le gastan una broma al conductor de un Lamborghini, pero no tardan en arrepentirse
Leer más

Le gastan una broma al conductor de un Lamborghini, pero no tardan en arrepentirse

Dos amigos de origen checo son unos fanáticos de las cámaras ocultas. 
En esta ocasión, tenían una misión: poner un excremento de mentira sobre el capó de un coche. Mira la reacción del conductor.
Escrito por Ana Blasco
Última modificación

Sin conexión
Verifique su configuración