Intoxicación alimentaria: síntomas, qué hacer, tratamiento
Intoxicación alimentaria: síntomas, qué hacer, tratamiento

Intoxicación alimentaria: síntomas, qué hacer, tratamiento

La intoxicación alimentaria es una infección digestiva común y es el resultado de la ingestión de alimentos contaminados. ¿Cuáles son sus síntomas? Y, ¿qué hay que hacer en caso de intoxicación alimentaria?

Definición: ¿qué es la intoxicación alimentaria?

La intoxicación alimentaria o toxi-infección alimentaria, corresponde a una infección digestiva común. Se produce como resultado de la ingestión de alimentos o sustancias contaminadas por agentes patógenos (virus, bacterias, parásitos…)

Síntomas de la intoxicación alimentaria

Los síntomas de la intoxicación alimentaria se manifiestan por trastornos digestivos que se producen muy a menudo 24 horas después de ingerir el alimento responsable. Se trata de dolores abdominales, vómitos y diarrea. La persona intoxicada también puede sentir fiebre y una fuerte fatiga.

Por lo general, la duración de los síntomas es de un día, pero puede prolongarse a una semana.

Causas de la intoxicación alimentaria

Existen numerosas causas que pueden estar en el origen de una intoxicación alimentaria. La infección bacteriana es la más frecuente. Entre las bacterias que se transmiten con más frecuencia en los alimentos contaminados se encuentran la Salmonella, el Straphilococcus, la Eschrichia colii o el Campylobacter jejuni.

Algunos virus pueden ser responsables de una toxi-infección alimentaria. Es el caso de los novovirus o del virus de la hepatitis A y del de la hepatitis E, que se propagan por el agua contaminada. Los parásitos (sobre todo el Giardia lamblia), los hongos, los priones o las toxinas también son posibles causas de una intoxicación alimentaria.

¿Qué hacer ante una intoxicación alimentaria?: tratamiento

La mayoría del tiempo, la intoxicación alimentaria se cura por sí misma sin tratamiento en cuestión de días. Sin embargo, existen remedios para paliar la intoxicación alimentaria, a través de un tratamiento farmacológico que puede ayudar a limitar los efectos desagradables, como la diarrea y los vómitos. De esta manera, se trata de antidiarreicos, antiespasmódicos o antibióticos en caso de infección bacteriana intensa. También se aconseja beber soluciones a base de agua y sal para rehidratarse y evitar los alimentos sólidos.

En algunos casos más graves, puede ser necesaria una hospitalización. Esto es sobre todo el caso cuando la infección afecta a personas débiles, como las personas mayores o con un déficit del sistema inmunitario.

Escrito por Macarena Simal
Última modificación

Sin conexión
Verifique su configuración