Las mejores 5 posturas para practicar el sexo anal con tu pareja

El sexo anal es mucho más popular de lo que os podemos imaginar y no solo en relaciones homosexuales también en las heterosexuales. Los orgasmos con estas posturas prometen ser más intensos. Descubrelas a continuación

Las mejores 5 posturas para practicar el sexo anal con tu pareja
Leer más
Leer más

Los orgasmos a través de la estimulación anal son mucho más intensos para el hombre que los obtenidos a través de la única estimulación del pene. Por tanto, los hombres que practican la estimulación prostática mejorarían la calidad de sus orgasmos.

Las mejores posturas para practicar sexo anal

1. Arco dorado

Sentados en la cama uno debe estar debajo con las piernas estiradas. Mientras tanto, su pareja se coloca encima dándole la espalda y asegurándose de juntar los genitales con la zona anal.

2. El capitán

Consiste en que la pareja se acueste sobre la cama boca arriba, mientras su pareja se pone de rodillas frente, toma sus piernas y las abre en forma de V para facilitar la penetración anal.

3. Plancha

Dicen que es una de las que más placer da. Quien reciba la penetración se coloque boca abajo sobre la cama, mientras la pareja se coloca encima con sus rodillas apoyadas.

4. Conductor

En esa postura, su pareja se coloca encima, recargándose con sus brazos y empezando con la penetración “por atrás”.

5. Piernas sobre los hombros

El que recibe se acuesta boca arriba, mientras él se pone de rodillas frente y coloca sus piernas sobre sus hombros. Los movimientos de la pelvis hacen que la penetración sea más profunda.

Consejos para mantener sexo anal

Este tipo de acto, debe hacerse más cuidadosamente para evitar desgarros y, como en todo tipo de penetraciones, es importante usar preservativo para prevenirnos de diversas ETS. ¡Cuidarnos mientras disfrutamos es fundamental!

Ahora bien, una vez tenemos claro estos puntos básicos, es importante saber que el sexo anal no trae consigo consecuencias irreversibles para nuestro cuerpo. Podemos tener más inflamada la zona o más molesta unos días después de la práctica, pero en principio es algo que se soluciona sin mayor problema.

Lo más importante para disfrutar con el sexo anal es evitar las penetraciones dolorosas, usar lubricantes específicos para ayudar a realizarla lo más cómodamente posible y los condones, ¡algo que nos nos cansaremos de repetir!