Su coche huele a quemado, abre el capó y descubre algo sorprendente

Su coche huele a quemado, abre el capó y descubre algo sorprendente

Holly Persic, una ciudadana de la región de Pittsburgh, en Pensilvania, no comprendía por qué su coche hacía un extraño ruido y olía a quemado. Hasta que abrió el capó…

Esta es la sorpresa con la que se encontró esta madre de familia estadounidense. Según explicaba a CNN, Holly Persic llamó a su marido para avisarle de que un extraño olor emanaba del motor de su SUV.

Este le aconsejó entonces que abriese el capó para ver si tenía algo anormal. Su sorpresa fue descubrir que el compartimento del motor se había transformado… en una auténtica alacena.

200 nueces y matojos de hierba

En efecto, no fueron menos de 200 nueces junto con matojos de hierba los que habían sido guardados en el capó del coche de los Persic, por una o varias ardillas, probablemente como provisiones para el próximo invierno.

“Había por todos lados, encima de la batería, al lado del radiador”, declaró Chris Persic a la cadena estadounidense. “Las nueces del bloque del motor eran negras y olían como si las hubieran tostado”, continuó. De ahí el olor a quemado.

Leer más
Un hombre ciego ve por primera vez a su novia en directo y su reacción choca a todo el mundo

El motor, sin daños

La pareja estuvo limpiando durante más de una hora. Por suerte, la o las ardillas no dañaron el motor del vehículo. Chris Persic calcula que los roedores consiguieron esta “hazaña” bastante rápido, puesto que las primeras nueces cayeron hace pocas semanas en la región. Su mujer no se había dado ni cuenta.

Irene M.F.
Leer más
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración