Pierde la vida tras tener sexo y la justicia lo considera un accidente laboral
Pierde la vida tras tener sexo y la justicia lo considera un accidente laboral
Pierde la vida tras tener sexo y la justicia lo considera un accidente laboral
Leer más

Pierde la vida tras tener sexo y la justicia lo considera un accidente laboral

El caso es nuevo y muy serio. En la región de Loiret, en 2013, durante un viaje de negocios, un empleado murió después de haber tenido una relación sexual. Muchas vicisitudes legales más tarde, el Tribunal de Apelación de París dicta sentencia: se trata de un accidente de trabajo...

En febrero de 2013, alrededor de las 22 horas, un técnico de seguridad de la empresa TSO, en un viaje de negocios, murió trágicamente de un ataque al corazón en la casa de su amante con la que acababa de tener relaciones sexuales. La Caisse primaire d'assurance maladie (CPAM) califica esta muerte como un accidente laboral.

Esto causó la indignación en la compañía, que llevó el caso a los tribunales. Considera que el estado del corazón del hombre no tiene nada que ver con su trabajo o sus viajes, sino con "un acto sexual".

¿Profesional o personal?

Caso perdido. Una primera sentencia da razón al CPAM, considerando que un acto sexual es "un acto de la vida cotidiana", relata L'Est Éclair en septiembre de 2019. La abogada Sarah Balluet explica lo siguiente:

“El empleado que realiza una misión tiene derecho a la protección prevista en el artículo L 411-1 del Código de la Seguridad Social, independientemente de que el accidente se produzca durante un acto profesional o cotidiano, salvo la posibilidad de que el empleador aporte la prueba de que el empleado ha interrumpido su misión por un motivo personal”.

Sin embargo, el empleador no puede proporcionar el horario preciso del técnico de seguridad. Resulta imposible para la empresa demostrar que el técnico había interrumpido su misión para dar un salto a la casa de su amante. Por lo tanto, el infarto de miocardio puede calificarse como un accidente laboral para la justicia.

La compañía no se detiene ahí. Ha llevado su caso al Tribunal de Apelación de París. En su decisión del 27 de mayo de 2019, este último también está de acuerdo con el CPAM.

"Consta que las relaciones sexuales son un acto de la vida cotidiana", escribió el Tribunal, y el ataque cardíaco mortal del técnico de seguridad no se produjo en un momento en que "estaba sujeto a obligaciones profesionales específicas".

Escrito por Irene M.F.

Sin conexión
Verifique su configuración