Lo que ocurre cuando se dispara contra un lago congelado es simplemente alucinante

Un internauta ha intentado hacer un extraño experimento: decidió disparar sobre un lago helado, pero seguro que no se esperaba un resultado así…

Lo que ocurre cuando se dispara contra un lago congelado es simplemente alucinante
Leer más
Leer más

Definitivamente, este hombre no se esperaba lo que iba a pasar cuando disparó a la superficie de un lago helado. Tal vez creía que la bala atravesaría el hielo rompiéndolo o esperaba que rebotase, pero su experimento no salió como creía.

Para su sorpresa, la bala permaneció en la superficie dando vueltas como una peonza. ¡Quién lo habría dicho!

Mira que nos gusta experimentar, la novedad es algo que nos atrae, ya sea disparando sobre un lago helado para ver que pasa o simplemente meter una lata de Pepsi en hidrógeno líquido. Qué la vamos a hacer, somos así.

Pero por si acaso quieres probar lo que este hombre hizo sobre el lago, es mejor que tengas en cuenta una serie de pasos a realizar por si al final terminas dentro del agua congelada.

Cómo sobrevivir a una caída en el hielo

Mentalizarse: es lo primero que debemos hacer cuando empezamos a caer en el agua helada. Una vez sumergidos, el brutal contraste de temperatura hará que comiences a jadear para así poder respirar y eso hará que te hiperventiles, ya que tu frecuencia cardíaca se acelerará rápidamente. Pero es primordial que lo evites siempre que sea posible. Este choque puede desaparecer entre uno y tres minutos, aunque debes ser consciente de que sigues estando en peligro, ya que puede sufrir una hipotermia.

Estar tranquilo: el pánico es tu peor enemigo, por mucho dolor que sientas, debes guardar siempre la calma e intentar controlar la respiración, para así poder pensar con claridad y pensar cómo poder salir del agua. Recuerda que puedes sufrir una hipotermia si permaneces entre 10 a 45 minutos en el agua. Además debes desprenderte de todo peso innecesario.

Concéntrate en salir del agua: debes buscar una solución para salir en vez de mantenerte a flote y esperar ayuda. Intentar localizar el lugar por el que te has caído ya que sus bordes suelen ser resistentes para que puedas apoyarte y salir.

Si por el contrario estás bajo el agua, busca siempre un color que contraste, ya que si el hielo está cubierto de nieve, el agujero tendrá un color más oscuro. Recuerda, tienes entre 3 y 5 minutos para poder salir del agua, si no tus músculos estarán incapacitados para moverse. Si ibas acompañado por otras personas grita fuerte para que puedan oírte.

Adopta una posición horizontal y patalea: una vez en el borde del agujero para salir, intenta sacar la mayor parte posible de tu cuerpo y comienza a patalear una vez tengas colocada la parte inferior de tu cuerpo en horizontal.

Si no consigues salir, mantente fuera del agua todo lo que puedas hasta que alguien venga a rescatarte, y evita moverte mucho.

Rueda con tu cuerpo sobre el hielo una vez que hayas salido: una vez fuera, debes resistir la necesidad de correr hacia la orilla, ya que podrías volver a caerte. Lo mejor es quedarse tumbado sobre el hielo para distribuir mejor el peso y comienza a rodar.