Le pide matrimonio en público y recibe una paliza en lugar de un sí

Le pide matrimonio en público y recibe una paliza en lugar de un sí

En las pedidas de mano puede pasar de todo. Aunque en la mayoría de los casos la respuesta sigue siendo un sí, se dan circunstancias que sorprenden a más de uno, como en el caso de esta pareja nigeriana, que no tiene un final feliz. ¡La imágenes hablan por sí solas!

Las pedidas de manos no dejan ser otra cosa que protocolos que se debe seguir para formalizar una unión entre dos personas. Se da por hecho que en la mayoría de las veces las respuestas debes ser positivas, ya que a la hora de formular la clásica pregunta de “te quieres casar conmigo”, sabes de ante mano lo que tu pareja piensa al respecto. 

Pero hay ocasiones en las que uno se lanza al vacio sin ningún tipo de protección, y es en estos casos cuando se pueden dar muchas sorpresas. También hay casos en los que esta tradición de pedir la mano ha sido utilizada para humillar a alguien o utilizada como venganza. Podemos encontrar de todo. 

Desde Nigeria y a través de Facebook, se ha viralizado una curiosa petición de mano. En público, y en un centro comercial de Lagos, un hombre terminó lamentando haberle pedido matrimonio a su pareja delante de todo el mundo. 

En las imágenes se puede ver como la mujer discute con su novio, mientras este parece que le suplica que acepte su propuesta. Pero el hombre no tenía nada que hacer, además, recibió muchos golpes por parte de su pareja, que lo humilló delante de todos

No solo abofeteó a su novio unas cuantas veces, también parece que llama la atención de los allí asistentes, mientras que el hombre intentaba por todos los medios evitar que lo siguieran humillando, pero solo conseguía llevarse más golpes. 

Al final la mujer decidió irse del lugar, pero el hombre fue muy persistente y decidió ir tras ella. Pero lo único que consiguió fue recibir un tortazo que terminó por tirarle al suelo, lo que provocó el enfado de las personas que estaban contemplando la insólita escena. 

Las pedidas de manos en distintos países

Esta forma de pedirle a alguien que se case contigo ha ido evolucionado en el tiempo al mismo ritmo que lo hace el estilo de vida de cada sociedad. Sin embargo, se sigue basando en tradiciones que hemos heredado de nuestros antepasados. Y aunque la pregunta para pedirle a alguien que se canse contigo puede que ser la misma en casi todos los países, la forma de hacerlo tiene sus propias características. Descubramos algunas de ellas:

En México el novio debe tener el consentimiento del padre y la familia de la novia, y antes de ir a demandar a la chica, debe preparar algo especial como contratar un grupo de mariachis para dicho momento por ejemplo. 

En Bolivia, los indígenas lanzaban piedras pequeñas o semillas a la chica que pretendían enamorar, si aceptaba sostener su poncho durante la jornada de trabajo, todos sabían que ambos estaban enamorados y comenzaban con el ‘japitukuy’, una declaración de amor pública. Después tenían que convencer a los padres de la chica las cualidades del novio.

En el resto de países americanos, la costumbre es muy similar, y lo que más predomina es que siempre hay que conseguir el consentimiento de la familia de la novia, agasajándola con distintos tipos de regalos. 

En Europa tenemos el caso de Francia, en el que después del “sí” de la novia y el consentimiento del padre al novio, la pareja compraba un anillo de compromiso que la novia no usaría hasta la presentación oficial del compromiso. 

Leer más
La foto de este perro abandonado en pleno huracán conmueve al mundo

En Irlanda se acostumbraba a usar un anillo de estilo Claddagh, que tiene forma de corazón y que lo sostienen dos manos y una corona. Por su parte en Escocia el novio tenía que pasar una serie de pruebas que proponía el padre de la novia. 

En Árica tenemos la tradición de “golpear la puerta” en Ghana, con este gesto, la familia de la novia sabía las intenciones del novio para casarse con su hija, y todo ello una semana antes de la boda

Y por último tenemos el caso de Fiji en Oceanía, cuyos hombres que quisieran contraer matrimonio debía darle un anillo de compromiso a su pareja y después entregarle un diente de ballena al padre de la novia. 

S.Mora
Leer más
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración