La razón por la que un hombre pierde sus extremidades después del lametón de su perro

La razón por la que un hombre pierde sus extremidades después del lametón de su perro

Un hombre de 48 años ha tenido que acudir al médico para que le amputaran sus brazos y sus piernas después de que su propio perro le lamiera. ¡Conoce los detalles!

Greg, un varón de 48 años tuvo que acudir hace unos días al hospital, ya que tenía fuertes dolores, vómitos y fiebre. Tanto él como su mujer no le dieron tanta importancia en un principio, pero en una semana, los médicos tomaron la decisión de amputarle sus extremidades, parte de las manos y sus piernas. La causa de dicha tragedia se debe a una bacteria que le transmitió su propio perro mediante un lametón. ¡Te contamos todos los detalles del caso en el vídeo!

Otras amputaciones 

En ocasiones, llegar hasta el extremo de tener que amputar alguna parte del cuerpo a alguien se puede decir que es la última de las opciones, pero en determinados casos no queda de otra, si se quiere salvar la vida de un paciente.

Por ejemplo, recordemos el caso del pequeño Xiao Fei, que con tan solo 11 meses tuvo que ser operado para poder quitarle una tercera pierna. La delicada operación se llevó a cabo en la ciudad de Shangai, y tras más de 10 horas todo salió bien para el bebé. 

Las dificultades a las que se enfrentaron los médicos fueron los problemas de salud del pequeño Xiao: con un testículo, una hernia abdominal y problemas en su corazón. 

Las razones por las que el niño nació con tres piernas es porque se tuvo lugar lo que se denomina “gemelo parásito”, y que se da en uno de cada un millón de recién nacidos. 

Pero también hay veces que las amputaciones se realizan por pura estética, y sino que se lo digan a Adam Curlykale, que su pasión por los tatuajes le llevó a amputarse el miembro

Este ruso albino es un apasionado de la tinta y decidió, por su propia voluntad, someterse a una operación para desprenderse de su pene, ya que este le molestaba para poder continuar ilustrando su cuerpo. 

Como vemos, hay amputaciones que son “más simpáticas” que otras, si podemos llamar así a la decisión de amputarte el miembro por estética. Pero cuando te debes someter a ellas por una malformación o por causa de una bacteria como la Capnocytophaga canimorsus, uno se puede sentir abatido. 

Capnocytophaga canimorsus

Lo que le sucedió a Greg es algo muy poco habitual, pero que sucede en muy pocas ocasiones. Y la responsable de todo ello fue la capnocytophaga canimorsus, una bacteria gramnegativa que habita en la flora de las encías de animales como los perros y los gatos. 

Este tipo de bacteria no afecta para nada al animal, que en el caso de los canes el porcentaje es del 74% y en el de los felinos del 57%, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Todo lo contrario sucede en el ser humano, ya que si dicha bacteria consigue introducirse en nuestro organismo puede provocarnos diferentes tipos de infecciones, incluso en la sangre, generando la sepsis, que hace que el cuerpo se hinche y haga fallar las extremidades. 

Según especialistas del CDC, aquellas personas con un sistema inmune debilitado, tienen más probabilidades de verse infectadas, aunque son casos muy raros. Entre los síntomas que puede padecer una persona están: ampollas, pus, colitis, fiebre, enrojecimiento, vómitos y dolor de cabeza. 

En el 99% de los casos, todas aquellas personas que tengan un perro nunca padecerán este problema, por lo tanto que no cunda el pánico. Eso sí, hay que estar atentos, ya que con cualquier picadura, arañazo o contacto muy próximo, podemos contraer la bacteria. Como he visto con el Greg, hasta un lametón. 

Los síntomas suelen aparecer entre los tres y cinco días posteriores, pero hay que asegura que 14 días después también. En los casos más graves la capnocytophaga canimorsus puede provocara la muerte del tejido, llevando consigo la amputación para salvar el resto del tejido corporal. 

• Antonio Lucas
Leer más
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse