Las fiestas más divertidas de los pueblos de España

En España son muchas las pequeñas poblaciones que tienen sus propias fiestas tradicionales, y algunas de ellas son muy divertidas. La más conocida es la famosa Tomatina, que se da en Buñol, Valencia, pero hay otras muchas más que te contaremos a continuación.

Las fiestas más divertidas de los pueblos de España
Leer más
Leer más

Cualquier excusa es buena para salir de fiesta, pero sin duda alguna en España la mejor razón es que sean las fiestas de tu pueblo. Sobre todo si son tan divertidas como estas que te vamos a contar a continuación.

¡En cualquiera de ellas podrías pasarlo en grande! Así que saca tu calendario porque empezamos. Estas son las fiestas más divertidas de los pueblos de España.

La Tomatina, Buñol, Valencia

¿Has visto alguna vez una batalla de tomates? Pues puedes verla y vivirla en Buñol, Valencia, cuando celebran su famosa Tomatina.

Consiste en una fiesta donde todos se lanzan tomates los unos a los otros, y se ha hecho tan conocida por todo el mundo que su aforo se encuentra limitado a 22.000 personas.

La batalla dura una hora completa, y seis grandes camiones son los encargados de facilitar el cargamento de tomates a los participantes. Toda una batalla roja.

La Batalla del Vino, Haro, La Rioja

Si lanzar tomates no te parece suficientemente divertido, lo que hacen en Haro durante sus fiestas va a sorprenderte. Y es que allí la batalla no es de tomates, sino de vino.

Resulta que, tras la Romería de Bilibo, el 29 de junio, sin querer un vecino volcó su copa de vino sobre otro de los participantes de una cena. Y desde entonces se instauró la tradición.

Todos los habitantes del pueblo se visten de blanco y se derraman botellas, barriles y vasos de vino encima.

La Guerra del Merengue, San Sebastián, Guipúzcoa

¿Te gustan los sabores dulces? Si eres un amante del merengue no te puedes perder esta fiesta en San Sebastián. Tras la batalla campal de tomate y el enfrentamiento del vino sobre la ropa blanca, no podía faltar la guerra del merengue.

Como su propio nombre indica, consiste en una auténtica guerra donde se lanza merengue. Y quien menos sucio esté al final, gana.

Aunque es difícil no acabar lleno de merengue, ya que el año pasado se lanzaron más de 500 litros de merengue durante la batalla.