La ciencia explica que sí existe "la manera correcta" de concebir un hijo
La ciencia explica que sí existe "la manera correcta" de concebir un hijo
La ciencia explica que sí existe "la manera correcta" de concebir un hijo
Leer más

La ciencia explica que sí existe "la manera correcta" de concebir un hijo

Una joven pareja china acaba de descubrir que existe la manera correcta de concebir a un hijo, y que después de intentarlo durante 4 años llevaban mucho tiempo haciendo una cosa mal. No te lo pierdas.

Muchas veces la realidad supera a la ficción, y aunque esto pueda parecerte el hilo argumental de una película, es una historia completamente verídica.

Una pareja china de 26 y 24 años de la ciudad de Bijie, en la provincia Guizhou, intentaba concebir un hijo tras varios intentos, nada menos que durante 4 años. Pero algo no les funcionaba.

Con el tiempo decidieron buscar ayuda de los profesionales y pedirles consejo. Aunque les afirmaron a los doctores que ellos seguían manteniendo relaciones sexuales, no eran capaces de engendrar un hijo. La mujer admitió a su ginecóloga además, que cada vez que lo hacían le resultaba doloroso y sentía molestias.

No fue hasta que los médicos profesionales decidieron investigar más el asunto que se dieron cuenta de cuál era la raíz del problema. Y se quedaron boquiabiertos.

¡Haz click en el vídeo y descubre qué era lo que no estaban haciendo bien!

Resulta que había algo de conocimiento básico que no estaban haciendo bien, algo que la gente de a pie suele saber. De todas maneras, lo que no todo el mundo tiene claro es qué pasa exactamente en nuestros cuerpos cuando tenemos relaciones sexuales con otra persona.

¿Por qué proceso pasan nuestros cuerpos durante el coito?

Desde la escuela, nos han enseñado que los humanos nacen, se reproducen y mueren, pero no cómo afecta el coito a nuestros cuerpos. En primer lugar, nuestros cuerpos están diseñados para tener "mejores vidas" si tenemos relaciones sexuales que si no las tenemos. Hoy en día, todavía algunas personas deciden optar por la abstinencia, pero la decisión de tener relaciones o no está muy condicionada por nuestra libido.

Getty Images

El sexo es pura química

Tener relaciones sexuales con otra persona altera el estado de concentración de varias hormonas y neurotransmisores en la sangre. Pero la substancia que más incrementa, en este caso, son las endorfinas, que se asocian con el placer y la relajación y se pueden obtener por ejemplo al comer chocolate o al hacer ejercicio.

Pero en cuanto al sexo, es nuestro propio cuerpo el que las crea. Es durante el orgasmo cuando el mayor número de endorfinas se libera, confirmando que es una buena manera para quitarse el estrés y nos ayuda a dormir y aliviar el dolor físico.

Otra substancia importante relacionada con el coito es la hormona llamada oxitocina, que está conectada con la formación de vínculos emocionales y románticas con otras personas.

La oxitocina se produce normalmente cuando abrazamos a nuestras parejas, cuando les miramos a los ojos, cuando les besamos o a través de otras demostraciones de afecto.

Y aunque la hormona se asocie comúnmente a la afección y a los sentimientos, tiene un papel clave en el placer sexual.

Así que es más que probable que la oxitocina sea la culpable de que las parejas terminen teniendo más relaciones sexuales, porque si intercambian muestras de afecto constante y apoyo mutuo, el cerebro hace que tengas ganas de más.

Escrito por Andrea DP

Sin conexión
Verifique su configuración