Escapa gracias a un ‘selfie’ después de 21 horas secuestrada

Escapa gracias a un ‘selfie’ después de 21 horas secuestrada

Aunque en ocasiones llegamos a banalizar los selfies, casos como este nos hacen ver que todas las cosas tienen su lado positivo. Martha Dolak estuvo secuestrada durante 21 horas por su novio y consiguió liberarse gracias a la foto. 

La joven modelo de 31 años Martha Dolak vivía junto a su novio Michael Goodwin en la ciudad de Londres durante 18 meses. Aunque al principio nada hacía sospechar que pudieran tener algún tipo de problema, lo cierto es que todo dio un cambio radical.

Su pareja era cada días más violenta incluso cuando ambos se encontraban en lugares públicos, es decir, Michael no se preocupaba por esconder su mal carácter ante los demás. Y como es normal en estos casos, llegó un momento en el que todo saltó por los aires

Leer más
Se lleva las manos a la cabeza al recibir su pedido de Amazon

Todo comenzó con un simple mensaje a través de la aplicación de WhatsApp. Fue un amigo de Martha Dolak el que le escribió preocupado que tenía que terminar con su relación porque consideraba que Michael era muy agresivo, pero para desgracia de la chica, su novio leyó el mensaje. 

Martha Dolak pasó 21 horas secuestrada 

El momento del secuestro se produjo cuando la modelo decidió abandonar el apartamento que ambos compartían, pero su pareja no le dejó. Martha, en un momento de desesperación, intentó salir por una de las ventanas de la vivienda, pero fue entonces cuando Michael consiguió atraparla y patearla hasta dejarle sin conocimiento. 

Las palabras de Martha relatando lo sucedido son aterradoras: "Cuando Michael vio el mensaje, se quedó pálido. Estaba aterrorizada, así que intenté coger mis cosas e irme. Me dijo que no podía irme y que ambas puertas estaban cerradas con llave. Fui a la ventana para ver si podía saltar sin hacerme daño, pero, entonces, sentí un dolor atroz y no recuerdo nada más".

La modelo terminó en el suelo con su cara y el cráneo fracturados, para poco después despertar en su cama, sin poder moverse, con un ojo hinchado y terribles dolores de cabeza. Para hacerse una idea de la situación, Martha se hizo una foto de su rostro y al ver el resultado de la brutal paliza no dudó en enviar la imagen a un amigo y este avisó enseguida a los padres de la modelo. 

El padre de la chica acudió a la comisaría más cercana para dar parte de los hechos: "la policía acudió al antiguo domicilio de Michael. Su hermana dijo que solo me había caído por las escaleras. Seguidamente, su hermana se presentó en el apartamento para avisar a Michael de que la policía lo buscaba. Fue en ese momento en el que decidieron, de mala gana, llevarme al hospital", explicó al diario The Sun. Si la modelo llega a estar mucho más tiempo en la casa sin recibir los cuidados médicos adecuados, podría haber perdido la vida. 

Afortunadamente Michael Goodwin se encuentra en prisión por los daños causados a su expareja, y nunca se dio la posibilidad de que Martha padeciera el síndrome de Estocolmo, pero tendrá que vivir con el nervio óptico dañado desde ahora en adelante. Los hechos tuvieron lugar en 2017, pero no ha sido hasta ahora que la joven ha contado el infierno que le hicieron vivir. Como ella mismo reconoce, le daba vergüenza que la gente conociera su historia, pero que decidió hablar para algo así no le ocurra a otras mujeres. 

La violencia de género es una lacra de la sociedad, y no es fácil dar el paso para salir de una relación complicada, pero hay mecanismos oficiales a los que se puede acudir cuando existen situaciones así.  

• Antonio Lucas
Leer más
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse