El único superviviente a dos bombas nucleares

El único superviviente a dos bombas nucleares

Si bien la idea de sobrevivir a una catástrofe nuclear parece imposible, sobrevivir a dos constituye una proeza relegada al campo de la ciencia ficción. Sin embargo, la realidad supera de nuevo la ficción. Es la historia de Tsutomu Yamaguchi, un joven japonés que sobrevivió a pesar de encontrarse en dos ocasiones cara a cara con el artefacto militar más destructivo jamás utilizado por el hombre: la bomba atómica.

En aquel fatídico verano de 1945, Yamaguchi se encontraba de viaje de negocios en la ciudad de Hiroshima. Él era natural de Nagasaki, tenía 29 años y acababa de ser padre. Aquella mañana, mientras se dirigía a su lugar de trabajo, avistó algo extraño en el cielo. Lo que él pensó que se trataba de un paracaídas resultó ser Little Boy, la primera bomba nuclear lanzada por el ejército estadounidense en una ofensiva contra Japón durante la Primera Guerra Mundial.

En un solo instante, Little Boy se llevó la vida de 140.000 personas. Yamaguchi perdió el conocimiento y sufrió graves quemaduras, pero pudo reponerse. Dos días después, decidió volver a Nagasaki. Mientras relataba lo sucedido a su incrédulo jefe, una segunda bomba nuclear explotó en Nagasaki. Esta vez fueron 40.000 las personas que perdieron la vida en el instante.

Leer más
Descubre la nueva riñonera con forma de "barriga cervecera" que está triunfando

A lo largo de aquel mes de agosto muchos otros miles de personas murieron como consecuencia de las secuelas de sendas explosiones. Yamaguchi recibió, convaleciente en su cama, la noticia de la rendición de Japón ante Estados Unidos.

Contra todo pronóstico Yamaguchi sobrevivió y fue de hecho el único ciudadano reconocido oficialmente por el gobierno japonés como superviviente a ambos ataques nucleares. Falleció a los 93 años como víctima de un cáncer de estómago.

• Peris Martínez Irene
Leer más
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración