Así era Tenochtitlan, la imponente capital del Imperio mexica
Así era Tenochtitlan, la imponente capital del Imperio mexica
Así era Tenochtitlan, la imponente capital del Imperio mexica
Leer más

Así era Tenochtitlan, la imponente capital del Imperio mexica

Construida en la ribera occidental del lago Texcoco y fundada en 1325, esta impresionante ciudad –que combinaba calles «mitad tierra y mitad agua»– fue un importante enclave político, económico y militar.

Tenochtitlan fue la capital del Imperio mexica. Aunque las referencias para saber cómo era esta ciudad son escasas, gracias a las crónicas españolas, la geografía del Valle de México y los restos arqueológicos confirman que se trataba de una ciudad imponente.

La leyenda cuenta que México-Tenochtitlan fue poblada por un grupo de tribus nahuas migrantes desde Aztlán. Tras merodear por las inmediaciones del lago de Texcoco, los futuros mexicas se asentaron en diversos puntos de la cuenca de México.

Finalmente fundaron su ciudad en un islote cercano a la ribera occidental del lago. Y así, en 1325, nació Technotitlan. Una ciudad que combinaba calles «mitad tierra y mitad agua» donde se levantaban pirámides, templos y barrios alrededor del centro.

La capital del Imperio Mexica poseía tres calzadas anchas que marcaban los accesos y sus principales vías. Los jardines y las plazas eran amplios espacios de encuentro, al igual que los mercados, donde se comerciaba maíz, frijol, amaranto, animales, pulque, tamales, tortillas, etc.

La ingeniería mexica para construir Tenochtitlan en medio del lago se basó en las chinampas: un método de cultivos y de expansión territorial creado por los olmecas, que crea una superficie sobre troncos con tierra fértil, hasta que sobresale del nivel del agua.

A su alrededor, el lago de Texcoco con cientos de especies de peces y aves creaban un paisaje idílico de la Cuenca de México, de la que Tenochtitlan funcionaba como centro económico, político y militar.

Escrito por Elena Rodríguez

Sin conexión
Verifique su configuración