Hipotiroidismo: síntomas, causas, dieta, embarazo y tratamiento
Hipotiroidismo: síntomas, causas, dieta, embarazo y tratamiento

Hipotiroidismo: síntomas, causas, dieta, embarazo y tratamiento

El hipotiroidismo es una enfermedad de la glándula tiroides que se manifiesta por la baja secreción de hormonas. Puede aparecer a raíz de una tiroiditis Hashimoto o en caso de embarazo. ¿Cuáles son estos signos clínicos? Y, ¿cuál es su tratamiento?

¿Qué es el hipotiroidismo?

El hipotiroidismo corresponde a una producción insuficiente de hormonas por la glándula tiroides. Se trata de una disfunción inversa del hipertiroidismo.

La tiroides es una glándula con forma de mariposa situada en el cuello, justo debajo de la nuez. Segrega las hormonas (T3 y T4) que desempeñan una función esencial en el organismo. De hecho, permiten regular el metabolismo de las células del cuerpo y controlan el ritmo cardíaco, la energía muscular, la temperatura del cuerpo…

Se distinguen dos formas de hipotiroidismo: el hipotiroidismo congénito (o neonatal) que está presente al nacer. Se efectúa un reconocimiento en todos los recién nacidos, ya que puede tener consecuencias graves sobre el desarrollo del organismo. El hipotiroidismo adquirido aparece más tarde como resultado de diferentes causas o factores.

El hipotiroidismo afecta principalmente a las mujeres de más de 50 años. De hecho, aproximadamente el 3% de las mujeres y el 1,5% de los hombres estarían afectados.

Hipotiroidismo: causas

La principal causa del hipotiroidismo es la tiroiditis de Hashimoto. Se trata de una enfermedad autoinmune que resulta de una disfunción del sistema inmunitario. Este envía anticuerpos a destruir las células de la tiroides, lo que impide la síntesis de las hormonas T3 y T4.

El hipotiroidismo puede aparecer como resultado de un tratamiento que haya alterado la glándula tiroides como en el cuadro de un cáncer de tiroides, de un nódulo tiroideo o de hipertiroidismo. De esta manera, una extirpación de la tiroides provoca en la mayoría de los casos un hipotiroidismo permanente.

En caso de insuficiencia alimentaria, una carencia de yodo puede provocar una inflamación de la tiroides y la aparición de un bocio en la base del cuello. Esto sigue siendo poco frecuente en los países desarrollados, ya que ahora la sal de mesa contiene yodo y aporta las necesidades diarias.

En algunas mujeres, se puede desencadenar un hipotiroidismo después del embarazo como resultado de una tiroiditis posparto. Aparece varios meses después del parto y, a menudo, es pasajera. En caso de diagnóstico positivo habrá que vigilar los próximos embarazos, ya que los niveles de recaídas son del 75%.

Hipotiroidismo: síntomas y signos clínicos

Los principales síntomas del hipotiroidismo se explican por la ralentización del metabolismo. De esta manera, se observa una gran fatiga, física e intelectual, así como un estado de letargo. La temperatura del cuerpo disminuye (hipotermia) y se ralentiza el ritmo cardíaco (bradicardia).

Muy a menudo, el paciente experimenta un aumento de peso sorprendente e inexplicable, a pesar de una pérdida del apetito. Puede sentir calambres y dolores musculares. Su piel se vuelve pálida y su rostro se hincha ligeramente. El cabello y el vello se vuelven poco frecuentes. También se modifica el timbre de la voz.

Hipotiroidismo: dieta y alimentos prohibídos

La dieta que debe seguir una persona que sufre hipotiroidismo debe ser diferente en cada paciente, teniendo en cuenta tanto sus condiciones como el estado del enfermo.

Sin embargo, si que podemos establecer una lista de alimentos comunes como son los ricos en fibra así como en selenio y yodo para que aporten un extra de energía.

Entre los alimentos prohibidos para hacer frente al hipotiroidismo, encontramos los siguientes: la mostaza, los duraznos, los rábanos, los cacahuates, las fresas, así como los que contengan fluor y cloro.

Hipotiroidismo: tratamiento

No se puede curar el hipotiroidismo. Sin embargo, existe un tratamiento farmacológico que tiene como objetivo restablecer un nivel normal de las hormonas tiroideas en la sangre. Consiste en la toma diaria de hormonas sintéticas. Se habla de hormonoterapia de sustitución. La levotiroxina es la más prescrita: se trata de la forma sintética de la tiroxina (hormona T4).

Por lo general, el tratamiento para el hipotiroidismo se toma de por vida pero los síntomas mejoran a partir de las primeras semanas. El seguimiento se acompaña de una vigilancia clínica y biológica. Un análisis sanguíneo permite verificar los niveles de hormonas y controlar de esta manera las dosis.

Escrito por Macarena Simal
Última modificación

Sin conexión
Verifique su configuración