Herpes: contagio, síntomas, tratamiento

Herpes: contagio, síntomas, tratamiento

El herpes es una enfermedad vírica que se caracteriza por la aparición de pequeñas vesículas agrupadas. Se trata de una enfermedad contagiosa y de la que existen dos tipos: herpes labial (boca) y herpes genital (órganos sexuales). Por su contagio, el herpes es una enfermedad que hay que vigilar de cerca para que no se propague. Repaso por este virus, sus causas, modos de transmisión y cómo tratarla.

Definición: ¿qué es el herpes?

El herpes es una enfermedadvírica y contagiosa causada por el virus del herpes simple (HSV) y caracterizada por afecciones de la piel y de las mucosas. En presencia de un herpes, las vesículas agrupadas aparecen en la zona afectada.

Existen dos tipos del virus del herpes: el herpes simple detipo 1 (VHS-1) responsable del herpes labial y el herpes simple detipo 2 (VHS-2), que se refiere al herpes genital. El herpes se manifiesta por brotes. De hecho, las vesículas son visibles de 6 a 10 días y luego desaparecen durante varios meses, momento en el que vuelven a aparecer.

El herpes genital es una infección de transmisión sexual (ITS) que aparece en forma de pequeñas vesículas dolorosas en los órganos sexuales.

Según la zona del planeta, del 50 al 90% de la población ya habría sido infectada por el VHS-1. La primera infección tiene lugar antes de los 20 años, a menudo durante la infancia. La mayoría de las personas conservan el virus pero, sin embargo, este permanece inactivo.

La infección del VHS-2 es diferente, ya que se suele producir en la edad adulta, entre los 20 y los 40 años. En Europa el herpes genital está poco extendido, sin embargo, es muy común en África, donde del 30 al 40% de la población está infectada, alcanzando incluso hasta el 90% en algunas regiones.

Herpes: causas

El virus del herpes es muy contagioso, especialmente para las personas que no se hayan enfrentado nunca al virus, las mujeres embarazadas y los bebés. En cuanto al herpes en su totalidad, el período de transmisión de mayor riesgo es cuando las vesículas se rompen. A partir de ese momento, todo lo que entre en contacto con la herida es una fuente potencial de transmisión.

Hay que señalar que el virus puede estar latente; es decir, que una persona puede conservar el virus sin haberlo contraído y transmitirlo sin ser consciente.

En cuanto al VHS-2, o herpes genital, el herpes se contagia a menudo en el momento de las relaciones vaginales o anales sin protección con una persona que ya esté infectada. Durante la penetración, los virus contenidos en las vesículas entran en el cuerpo de su nuevo huésped por lesiones microscópicas presentes en la piel o por las mucosas. Sin embargo, es imposible contraer el herpes genital por contacto indirecto, es decir, por estar en contacto con objetos previamente utilizados por personas infectadas (aseos, toallas, agua...), ya que el virus muere rápidamente una vez fuera del cuerpo.

También ocurre que los virus se transmiten en el mismo huésped, por ejemplo el virus puede transmitirse por los dedos, de los órganos genitales a la boca o a los ojos. De esta manera, el herpes labial puede causar un herpes genital y a la inversa.

Herpes labial y herpes genital: síntomas

Herpes labial: durante la primera crisis de herpes labial normalmente no hay ningún síntoma. Eventualmente y, sobre todo en los niños pequeños, toda la boca puede estar afectada, lo que conduce a una gingivosomatitis aguda. Las reapariciones (períodos de reactivación del herpes) están precedidas de hormigueo, picazones, sensación de quemazón, hinchazón en el borde de los labios, así como un malestar general que incluye fatiga y fiebre. Después de unas horas o de un día, aparecen pequeñas vesículas rojas y dolorosas alrededor de la boca. Llenas de líquido, estas terminan por estallar y después forman una costra.

Herpes genital: los síntomas del herpes genital son los mismos que los del herpes labial, con la excepción de que aparecen ganglios hinchados en la ingle. Como consecuencia del brote del herpes, aparecen pequeñas vesículas. En los hombres se pueden constatar estas vesículas en el pene, en las nalgas, en el escroto, en los muslos, en el ano y en la uretra. En las mujeres se constatan en la entrada de la vagina, en las nalgas, en la vulva y en el cuello del útero.

Leer más
Olivia Farnsworth la niña de 7 años que ni come, ni duerme, ni siente dolor

Herpes : tratamiento

Hoy en día todavía no existe ningún tratamiento que elimine definitivamente el virus del cuerpo. Por tanto, el tratamiento consiste en tratar de curar los síntomas con la ayuda de medicamentos cuando surge una crisis. Entre ellos encontramos paracetamol, crema de Aciclovir, docosanol...

En cuanto al herpes genital, el tratamiento es el mismo; sin embargo, cuando las crisis son frecuentes, el médico puede prescribir dosis diferentes para una duración prolongada, de un año o más. La toma de estos medicamentos a largo plazo permite reducir las crisis (incluso detenerlas) y, además, disminuye el riesgo de transmisión y el de reaparición en un 85 al 90% de los casos. Hay que prestar atención de no utilizar cremas de venta libre y, sobre todo, las que están hechas a base de antivirales. Estas cremas solo se utilizan para el herpes labial.

Macarena Simal
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración