Hernia de hiato: ¿qué es?, síntomas, causas, operación
Hernia de hiato: ¿qué es?, síntomas, causas, operación

Hernia de hiato: ¿qué es?, síntomas, causas, operación

La hernia de hiato es un desplazamiento de órganos que afecta a más del 60% de las personas mayores de 60 años. A menudo no presenta ningún síntoma y, por lo tanto, no se diagnostica con facilidad. Es muy importarte estar informado de esta enfermedad que a la larga puede causar molestias y complicaciones.

Definición: ¿qué es una hernia de hiato?

Por lo general, se habla de hernia cuando un órgano se sale en parte de la cavidad que lo contiene. En el caso de la hernia de hiato, se trata del estómago, que sube a través de un orificio llamado «hiatus oesophagien» por el que pasan el esófago y los nervios neumogástricos y que se encuentra en el diafragma. El diafragma es el músculo respiratorio que separa la cavidad torácica del abdomen.

El tránsito del estómago se produce debido a que los medios de fijación se vuelven ineficaces en el estómago y en el esófago.

Hernia de hiato: causas

Las hernias de hiato que se han formado pueden aparecer por medio de dos mecanismos. Las causas más frecuentes de hernia de hiato son las siguientes:

- hernia deslizante (tipo 1): se trata de un simple aumento en el tórax del esófago abdominal y del cardias (parte superior del estómago) que representa el 90% de las causas de hernia de hiato.

- hernia paraesofágica (tipo 2): en este caso, la gran tuberosidad del estómago pasa a través del diafragma aunque la parte inferior del esófago y del cardias permanecen en posición abdominal. Más inusual (el 10% de los casos) es que esta forma resulta ser a menudo el resultado de una malformación congénita o un traumatismo.

Más inusuales, las hernias de hiato congénitas son el resultado de una malformación del diafragma. Varias vísceras abdominales pasan entonces e invaden el tórax, comprimiendo los pulmones y molestando el funcionamiento del corazón.

Hernia de diato: síntomas

El riesgo de hernia de hiato aumenta con la edad, que afectaría al 10% de los menores de 40 años y hasta el 70% de las personas mayores de 60 años. Algunos factores también parecen aumentar este riesgo: el sobrepeso u obesidad, el embarazo, así como una tos crónica favorecen la contracción de una hernia. Por lo tanto, para evitar le hernia de hiato, seguir una buena dieta, evitando las comidas copiosas, ayudará a disminuir el riesgo de contraer la enfermedad.

Los síntomas de la hernia de hiato varían según el origen de la hernia. Sin embargo, no se trata de una enfermedad en sí, sino de una posición incorrecta de un órgano y, por consiguiente, no causa síntomas propiamente dichos. Por otra parte, a veces se diagnostica por casualidad durante una endoscopia o una radiografía.

La hernia de hiato deslizante puede ser la causa de la presencia o del empeoramiento de un reflujo gastroesofágico, es decir, de la acidez de estómago. Cuando el jugo gástrico es expulsado hacia el esófago, este reflujo origina sensaciones de aumentos ácidos que pueden dejar un mal sabor en la boca, tos, dolor de garganta… Sin un tratamiento, estos jugos gástricos pueden a la larga irritar el esófago (esofagitis) y causar úlceras.

La hernia de hiato no presenta síntomas a priori en la mayoría de los casos. Cuando aparece, lo más frecuente son dolores torácicos o gástricos, una sensación de pesadez y de hinchazón después de una comida, dificultad para respirar provocado por la compresión de los pulmones por el estómago, así como anemia provocada por hemorragias mínimas pero continuadas, pero estos últimos síntomas de la enfermedad de la hernia de hiato son más inusuales.

Hernia de diato: tratamiento, operación

La hernia de hiato tiene tratamiento. Este consistirá en reducir los reflujos gastroesofágicos. Para hacer esto se utilizarán varios medicamentos que tienen como objetivo limitar o neutralizar la acidez, entre los cuales los antiácidos, los antihistamínicos de tipo H2 que sirven para neutralizar la producción de ácido por el estómago, y cuando los dos medicamentos anteriores han fallado, se utilizan los inhibidores de bomba de protón (IBP).

Por último, si los reflujos persisten, es viable usar la cirugía para curar la hernia de hiato. Esta consiste en eliminar la hernia y volver a colocar el estómago en su lugar. La hernia de hiato se cura a través de una operación quirúrgica que se realiza más a menudo por laparoscopia que permite acceder a la cavidad abdominal sin abrir el vientre. Esto permite la desaparición de los síntomas en más del 90% de los casos.

Escrito por Ana Blasco
Última modificación

Sin conexión
Verifique su configuración