Heliofobia: ¿conocéis esta extraña enfermedad que causa estragos los días soleados?

Heliofobia: ¿conocéis esta extraña enfermedad que causa estragos los días soleados?

Mientras el buen tiempo se ha instalado en todas partes en España, algunas personas, que padecen heliofobia, sufren en silencio.

Ah, el sol, la paya, la arena fina y las vacaciones… Es verano, y muchos ya han sacado el protector solar para broncearse durante horas junto al mar. Pero si para mucha gente el sol es sinónimo de bienestar, para otros, en cambio, es un verdadero calvario. La heliofobia, el miedo al sol, le arruina la vida a muchas personas, tal y como lo confirma el psiquiatra Samuel Dock en LCI: “Las personalidades psicóticas, los esquizofrénicos, por ejemplo, viven muy mal en verano. Como tienen una capacidad de retención de ellos mismos muy limitada, un estímulo demasiado fuerte puede vivirse como un traumatismo, una violación de su límite corporal. En otras palabras, demasiada luz, demasiado calor les agota, les debilita y esto se vuelve demasiado difícil para ellos”.

Muchos sólo pueden fingir que todo va bien sólo porque brilla el sol

Pero esta enfermedad que corroe a los esquizofrénicos y a los casos clínicos también puede afectar a un cuadro mucho más amplio, ya que muchos confían su malestar en los foros. “Cuando vemos el sol, estamos sujetos a esta orden de ‘ser feliz’, de esta manera ’es bueno así que todo va bien’. De golpe, esta orden puede ser complicada para las personalidades depresivas, melancólicas o con ansiedad. Estas personalidades no pueden fingir porque no están bien” explica el psiquiatra. Por lo tanto, se recomienda acudir a la psicoterapia para tratar de luchar contra esta fobia, que afecta a más personas de las que parece.

La tripofobia, el miedo a los agujeros en la piel

No solo existe una fobia al sol, prácticamente podríamos encontrar alguna con cada aspecto de la vida. Por ejemolo, también existe la tripofobia, es decir, el miedo a los agujeros

La tripofobia, miedo a los agujeros, puede tener sus orígenes en la capacidad de supervivencia que ha heredado el ser humano durante la evolución. 

La fobia a los agujeros en la piel se puede manifestar de múltiplex formas: sentir ansiedad, sensación de opresión, palpitaciones… y todo ello al ver dichas imágenes de agujeros en el cuerpo humano. También se pueden tener naúseas, mareos o incluso vómitos. 

El único tratamiento que tiene es a base de calmantes o antidepresivos para aliviar los ataques de ansiedad.  

• Javier de la Rosa
Leer más
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse