Gingivitis: tratamientos, causas, síntomas y remedios

La gingivitis es una inflamación de las encías. Muy a menudo se debe a una mala higiene bucodental. ¿Cuál es su tratamiento? Y, ¿cómo curar la gingivitis?

Gingivitis: tratamientos, causas, síntomas y remedios
©
Gingivitis: tratamientos, causas, síntomas y remedios

Definición de la gingivitis: especialmente molesta en niños

La gingivitis corresponde a una inflamación de las encías. Muy a menudo se debe a la presencia de placa bacteriana que se acumula en los dientes. Esta placa dental se endurece y se transforma en sarro que ataca a las encías.

La gingivitis es una enfermedad muy común y puede llegar a ser muy molesta especialmente en niños. El riesgo de contraerla aumenta con la edad. Si no se trata, puede evolucionar hacia complicaciones como una periodontitis o una enfermedad más seria de las encías que puede ir hasta la caída de los dientes.

Gingivitis: síntomas y signos

La gingivitis se manifiesta por síntomas como dolores en las encías. Éstas están anormalmente sensibles e hinchadas y adquieren un color rojo, incluso blanco, en una etapa avanzada. Sangran con facilidad durante el cepillado o al comer.

También se observa muy a menudo mal aliento y abscesos. La gingivitis puede provocar una periodontitis que se caracteriza por la descarnadura o el desplazamiento de los dientes.

Gingivitis: causas

En la mayoría de los casos, la gingivitis tiene su causa principal en una mala higiene bucodental. De hecho, una ausencia del cepillado o un cepillado poco frecuente favorece la formación de la placa dental. El consumo de alcohol y de tabaco también desempeñan una función en la aparición de la patología.

Un cambio hormonal, como durante el embarazo o durante la menopausia, así como ciertas enfermedades, como la diabetes, pueden aumentar los riesgos de contraer una gingivitis.

Gingivitis: tratamiento y remedios

El tratamiento de la gingivitis tiene como objetivo luchar contra la progresión de la enfermedad. Por lo tanto, se basa en una limpieza de toda la boca. La primera etapa consiste en encontrar una buena higiene dental cepillando los dientes de manera regular y de una manera eficaz. La eliminación del sarro puede permitir quitar la placa dental en el origen de la patología.

El médico también puede prescribir un enjuague bucal antibiótico o un dentífrico especial para ayudar a la curación. En caso de complicaciones, puede ser necesaria una intervención quirúrgica.

Malas noticias sobre el coronavirus: China teme un segundo brote que cause otra epidemia Malas noticias sobre el coronavirus: China teme un segundo brote que cause otra epidemia