Los detalles de mal gusto de la Selección en Sevilla de los que todos hablan

La Selección Española de Luis Enrique no convence, ni dentro del campo ni fuera. Estas imágenes de la actitud y el ambiente de recibimiento a los jugadores lo deja claro.

Los detalles de mal gusto de la Selección en Sevilla de los que todos hablan
Leer más
Leer más

La Eurocopa avanza. Hoy España se enfrenta a Eslovaquia en uno de los partidos más decisivos de la competición. Sin embargo, a diferencia de otras ocasiones, la afición pone muy en duda tanto las alineaciones como a los jugadores. Sin embargo, más allá del pobre juego que están desarrollando en el campo lo que enfada al aficionado y quema los puentes con el público es la actitud de los jugadores y el entrenador. Como el momento de la bajada del autobús para el partido contra Polonia.

El combinado nacional se encuentra hospedado para la concentración previa en La Isla de la Cartuja de la capital hispalense. El recorrido que tienen desde el hotel hasta el campo de fútbol olímpico es mínimo. Con todo, las multitudes de sevillanos que se agolpan para dar ánimo a los futbolistas tiende a concentrarse cerca del hotel.

Por supuesto, la organización ha previsto un pasillo de seguridad para que los jugadores estén cerca pero no pegados a la afición. La seguridad y la situación sanitaria mandan. Ahora bien, lo que el aficionado no consigue entender es por qué durante los traslados, los jugadores mantienen una actitud tan fría con los aficionados.

Ante Polonia, había una gran cantidad de niños animándoles. A pesar de los gritos y las llamadas de atención, uno a uno los jugadores fueron pasando sin mirar si quiera al aficionado. Las imágenes, grabadas por el aparato de comunicación de la Federación y las cámaras presentes, se han hecho eco del momento.

Tan solo Jordi Alba tuvo un mínimo gesto hacia los que habían aguantado horas en pie para recibir y animar a los jugadores ante un encuentro difícil.

Las sevillanas cliché

Otro de los elementos que ha molestado a gran parte del espectador es el uso de las sevillanas como un elemento identificativo único de la ciudad. Para muchos, simplificar la cultura de Sevilla y sobre todo del resto de España, a quien también creen que deberían hacer mención con los elementos presentes. Por supuesto, no ha faltado quien ha puesto el grito en el cielo porque todas sean mujeres y no haya ningún hombre ataviado con el traje de sevillano.