Las opciones de España para pasar de la fase de grupos

La Selección Española está obligada a llevarse los tres puntos si no quiere depender de un milagro para estar en octavos.

Las opciones de España para pasar de la fase de grupos
Leer más
Leer más

Antes de empezar la EURO 2020, tanto la Polonia de Lewandoski como nuestra selección pensaban que sería sencillo superar la primera fase. Pero, después de dos jornadas, lo cierto es que ocupan las dos últimas plazas del grupo E y todo está por decidir.

Dos empates de los de Luis Enrique (0-0 ante Suecia y 1-1 ante Polonia) nos dejan en el tercer puesto con solo dos puntos. Por detrás, Polonia solo suma un empate, mientras que Eslovaquia se coloca segunda con una victoria y 3 puntos; y al frente de la clasificación está Suecia con 4.

Pero el miércoles todo puede cambiar. A las 18.00 se juega la última jornada del grupo E y las opciones de España pasan, en su mayoría, por la victoria ante Eslovaquia. El empate nos deja en una situación rocambolesca (recuerda que los cuatro mejores 3ºs pasan de ronda) y una derrota sería catastrófica. Vamos a repasarlo todo:

La victoria es el camino seguro. Ganar ante la selección centroeuropea nos deja con cinco puntos en la clasificación y un puesto en octavos. Ya sea como primeros o segundos de grupo (según el resultado del Suecia – Polonia), nos enfrentaríamos al grupo D. República Checa e Inglaterra llevan ventaja, pero también hay opciones para Croacia y Escocia. Así que todos atentos el martes a las 21.00.

Con el empate empiezan los líos. Terminar con tres puntos te deja muy pocas opciones de pasar como tercero de grupo, y dependeríamos del resto de grupos para estar en octavos (que otros terceros queden con 3 o menos puntos). Por si fuera poco, una victoria de Polonia ante Suecia nos dejaría automáticamente últimos y fuera del campeonato.

Si Eslovaquia es capaz de ganarnos, ahí ya no hay nada que hacer. Diríamos adiós a la EURO 2020 después de solo tres partidos y empezarían las vacaciones. Sería un golpe importante para la moral de los jugadores, y seguro que se cuestionarían muchas de las decisiones del seleccionador.