La Selección empata en su debut con 12.500 aficionados en Sevilla

La Selección Española inicia su camino en la EURO 2020 con una clara falta de acierto ante la portería rival.

La Selección empata en su debut con 12.500 aficionados en Sevilla
Leer más
Leer más

Comenzó el torneo para los nuestros. La Eurocopa ya está en marcha para la Selección, pero los planes de Luis Enrique no han salido como esperaba. El gran señalado ha sido Morata, que ha fallado algún gol casi cantado delante del portero sueco. Por lo demás, el juego del equipo ha sido vistoso y de control, pero así no se ganan los partidos.

Si alguien pensaba que España todavía era candidata a pelear por el título, el partido de hoy nos aleja un poco de ese objetivo. ¿Puede conseguirse? Claro que sí, pero no si seguimos desaprovechando todo el talento que tenemos. La convocatoria no está repleta de nombres brillantes, pero sí de chicos trabajadores que luchan cada balón. Ahora solo queda colarlo en la portería contraria.

Muchos creen que con Gerard Moreno sería más fácil (y no digamos con Iago Aspas o Rodrigo), pero Luis Enrique apostó por Morata. Y los demonios volvieron a aparecer para el delantero de la Juve. Algo que la afición, tanto en el estadio como en las redes sociales, no le perdonó.

De las 12.500 personas que asistieron al estadio, algo que reconforta al ver que poco a poco se llenan las gradas, algunas pitaron a Álvaro Morata al ser sustituido. Algunos compañeros aprovecharlos los micrófonos de los periodistas para defenderlo, como Laporte: "No hay que dudar de un delantero como Álvaro. Igual el próximo día marca tres y calla la boca a todos".

Aunque alguno de los que también ha defendido la camiseta de España ha querido opinar, con un elogio a Gerard Moreno que puede sonar a crítica encubierta. Salva Ballesta, actual entrenador del Algeciras, así lo expresaba en su cuenta de Twitter:

Ahora ya solo podemos pasar página. Centrarnos en entrenar y continuar mejorando para encontrar la manera de ganar el partido ante Polonia de este sábado. Un nuevo pinchazo eliminaría casi todas las posibilidades de pasar a la siguiente ronda, pero una victoria puede darnos la moral necesaria para afrontar el resto del campeonato.