La reacción de Leo Messi al estar a las puertas de ganar la Copa América

Leo Messi está siendo uno de los mejores jugadores de la Copa América, y ya ha llegado a la final.

La reacción de Leo Messi al estar a las puertas de ganar la Copa América
Leer más
Leer más

Messi lleva muchos años en la élite. Es, posiblemente, el mejor jugador de la historia o, al menos, del siglo XXI. Pero, después de todo, aún no ha sido capaz de ganar ni un solo título con la Selección Absoluta argentina. Más allá de Mundial sub-20 de 2005 y la medalla de oro en los JJOO de Pekín (con la Selección sub-23), ‘la Pulga’ lleva más de diez años en blanco en torneos internacionales.

“Todos saben que lo que quiero es ganar algo con la Selección. No importa si se da o no se da, lo importante es que estamos en esta final. Siempre intenté dar lo máximo, me tocó jugar varias finales y, más allá de ganar o de perder, este grupo se lo merece” decía Messi al finalizar las semifinales ante Colombia.

El partido fue vibrante, acabó con el propio Leo ensangrentado y llegó a los penaltis para decidir qué selección viajaría al Estadio de Maracanã. Messi estaba al límite, marcando en su turno, consolando a De Paul tras su fallo y atento a cada uno de sus compañeros. Más capitán que nunca.

Pero en Colombia no contaban con que, al otro lado, les esperaba Emiliano ‘Dibu’ Martínez. El portero argentino utilizó todas las técnicas psicológicas posibles para desconcentrar a los cafeteros, y vaya si funcionó: paró 3 de los 4 penaltis lanzados. El último, el que dio la victoria a Argentina, fue todo un show contra Yerry Mina:

El 13 de la Selección Colombiana no solo tuvo que irse del campo con la tristeza de haber fallado su lanzamiento, también con el rapapolvo de Leo Messi. Todo viene de su celebración en la tanda de penaltis ante la Uruguay de su amigo Luis Suárez, que Messi no dudó en recordarle: “Dale, bailá ahora, dale” le gritaba mientras celebraba el pase a la final.

Ahora, Messi y la Selección Argentina se enfrentan al último escalón: Brasil y el Maracanã. Un escenario perfecto para terminar de romper esa maldición que le acompaña desde siempre. 71 años después del “Maracanazo”, Messi tiene una cita con la historia la madrugada del sábado al domingo (02:00 de la mañana, horario peninsular).