La evolución profesional de Unai Simón durante la Eurocopa

Desconocido por muchos al inicio de la EURO 2020, pocos confiaban en él tras el fallo ante Croacia. Pero Luis Enrique no tenía dudas.

La evolución profesional de Unai Simón durante la Eurocopa
© Getty Images
La evolución profesional de Unai Simón durante la Eurocopa

La portería española no ha tenido un dueño claro desde que se marchó Iker Casillas. Como ya hemos hablado en otro momento, David De Gea parecía su sustituto ideal, pero nunca logró cuajar una buena actuación con La Roja. Llegaba a esta Eurocopa con posibilidades de ser titular, pero el seleccionador tenía otra idea.

Junto a De Gea completaban la convocatoria de porteros Unai Simón y Robert Sánchez. Nombres para algunos desconocidos, que no esperaban que fuesen a suplantar al portero del Manchester United como máximo defensor de la portería.

Inicios tranquilos… hasta que llegó Croacia

Y llegó el primer partido, y Luis Enrique puso bajo los palos a Unai Simón. Tuvo una fase de grupos no muy destacada (ni para bien ni para mal), pero fue en octavos de final cuando su nombre empezó a resonar por las redes sociales. Un pase hacia atrás de Pedri sin presión ninguna acabó en la portería de Unai por un mal control.

Todos clamaban al cielo y pedían como poco el abandono de la concentración por parte de Unai Simón. Todos menos Luis Enrique que, al igual que con Morata, siempre confió en el portero. Y, en ese mismo partido, Simón empezó a acallar las voces y a convertirse en héroe. Varias paradas decisivas en el tiempo reglamentario y en la prórroga lo encumbraban.

Los cuartos de final, su obra cumbre

Pero la historia no terminó aquí (y lo mejor es que aún sigue abierta). Llegaron los cuartos de final y el peor partido de España. Espesa y sin ideas ante una Suiza rocosa, que aprovechó otro fallo defensivo para llevarnos a la prórroga y, más tarde, a los penaltis. La falsa lotería de los penaltis.

Todos tenían claro que no se trata de suerte ni de adivinación, sino de análisis y estudio. Unai Simón miraba una y otra vez sus notas entre los penaltis, y así lo expresaba:

El entrenador de porteros lo prepara, todos lo hacemos, los porteros analizamos a los jugadores y había visto los penaltis recopilados. Sabía por dónde tiraban y los lados que tenían tendencia. Me sirvió para ir convencido a un lado.

Incluso para Luis Enrique fue menos traumático que para otros: “Viví la tanda de penaltis muy tranquilo porque no dependía de mí. Una vez que los jugadores han decidido quién los tiraba y la confianza que teníamos en Unai, solo era aceptar que lo que tuviese que ser que fuera”

Quizás él sí que tuvo algo de adivino, y por eso no estaba nervioso. A pocos minutos del inicio los lanzamientos desde los once metros ya avisaba a su portero: “Vas a parar por lo menos dos”. Y así fue.

Todo por decidir

Como decíamos, el cuento aún no se ha acabado. Hoy toca darlo todo frente a Italia y alcanzar una final con la que pocos soñaban al inicio de junio. El que fuera MVP del último partido sabe que han logrado algo grande, pero quieren más: “Lo que hemos hecho tiene su mérito, pero tenemos el futuro cercano, tenemos que ganar esta Eurocopa”.

Desde luego, todo lo que pase ahora ya será positivo para la Selección. De habernos hundido en 2014 tras el triplete mágico hasta hoy ha sido un proceso lento. Una historia de cambio, de recuerdos, de nostalgia. De romper con el pasado y mirar al futuro. Una historia que tiene en Unai Simón a uno de sus héroes.