“It's coming Rome”: La Eurocopa vuela hacia Italia

El último partido de la EURO 2020 también se decide en los penaltis, que cayeron del lado italiano.

“It's coming Rome”: La Eurocopa vuela hacia Italia
Leer más
Leer más

Se acabó. La Eurocopa multisede (aunque los últimos tres partidos se hayan jugado en Wembley) ha llegado a su fin. Después de un mes de encuentros trepidantes, jóvenes promesas llamadas a ser líderes, grandes decepciones y muchas prórrogas; ya tenemos campeón: ¡ITALIA!

Todo empezaba de la mejor manera para los ingleses, que se encontraron con un gol en el minuto 2 de partido. Los de Southgate estaban cómodos sobre el terreno de juego y parecían tener la batuta, aunque sin generar más peligro. Los últimos minutos de la primera parte fueron claves, ya que insuflaron algo de aire en los pulmones italianos para afrontar la segunda mitad.

A la vuelta del vestuario, Italia parecía otra. Con los ánimos renovados, se veían capaces de anotar un tanto a la selección menos goleada del campeonato. Inglaterra, por su parte, se dedicó a no jugar al fútbol en 45 minutos. Y pasó lo que tuvo que pasar. Minuto 67, un revuelo en el área de Pickford y gol de Bonucci.

Mismo guión para el final del partido y el inicio de la prórroga, con Italia asediando la portería inglesa y cada vez con menos minutos en el cronómetro. Quizás los últimos compases del partido fueron dominados por Inglaterra, tratando de evitar a los penaltis. Y, cuando todo parecía abocado a los lanzamientos, Southgate dio entrada a Rashford y Sancho ello.

No se equivocaba Piqué con ese tweet. Precisamente los dos jugadores que acababan de entrar fallaron sus penaltis. El quinto y definitivo lo lanzó Saka (con solo 19 años), que también erró de cara a portería. En toda Inglaterra se han hecho comentarios por los movimientos de Southgate, que no había sabido gestionar su temprana ventaja.

Ahora la EURO 2020 viaja hacia Italia y, como dice el dicho, “todos los caminos conducen a Roma”. Allí llegará en los próximos días, con una celebración por todo lo alto de la selección que logró batir a Inglaterra en su propia casa, en el mítico Wembley. Y que priva a los Three Lions de ganar un campeonato un año más (y ya van 55 sin un título oficial).