¿Fue anoche el último partido de Koeman en el banquillo del Barça?

El técnico neerlandés fue expulsado y se enfrenta a dos partidos de sanción, en un nuevo empate del equipo.

¿Fue anoche el último partido de Koeman en el banquillo del Barça?
Leer más
Leer más

La actualidad del Barça no deja indiferente a nadie. Después de que el miércoles Roland Koeman diese una ‘no-rueda de prensa’, leyendo únicamente un comunicado, las cosas no mejoran. El partido de ayer contra el Cádiz, que según Laporta “no define el futuro de Koeman”, fue una gota más en un vaso que está a punto de rebosar.

En un encuentro gris de los blaugrana, otro de tantos de los últimos tiempos, Del Cerro Grande quiso hacerse protagonista en la segunda mitad. Koeman ya estaba nervioso por lo que se le viene encima, pero además tuvo que ver cómo expulsaban a Frenkie De Jong con una segunda amarilla más que discutible. Dos veces han expulsado al mediocentro, ambas el mismo colegiado.

Desde entonces, el minuto 65, Ronald ya no paraba quieto en el área técnica. Veía como sus jugadores no eran capaces de meter miedo al rival, y cómo poco a poco se desdibujaban sus ideas y su futuro en el Camp Nou. Y en una de las últimas jugadas pudo definirse dónde acabará antes o después.

Un segundo balón entró al campo, y Koeman recriminaba al cuarto árbitro que se parase el partido para poder continuar de manera legal. Pero el equipo arbitral tomó su actitud como beligerante, y Del Cerro Grande no dudó en expulsarlo con roja directa. Pueden caerle hasta dos partidos de sanción por esto.

Eso significa que, seguro, no estará el domingo en el césped culé frente al Levante; y, lo más probable es que tampoco se siente en el Wanda Metropolitano el sábado siguiente. Por suerte (o por desgracia) hay un nuevo partido de Champions, y ahí si podrá dirigir al equipo desde su zona habitual.

La próxima vez que Koeman tendría que ocupar los asientos técnicos del Camp Nou sería el 17 de octubre, pero viendo cómo está el Barça no sabemos si llegará. Como ya dijo Piqué, no vale con “quedar segundo o tercero, hay que luchar todos los títulos”. La brecha entre los jugadores y el entrenador cada vez es mayor.