España dice adiós al Euro 2020 tras un partido que ha vuelto a ilusionar a la afición

La Selección Española desplegó su mejor fútbol e Italia solo pudo jugar al contrataque, que fue suficiente para aguantar hasta los penaltis.

España dice adiós al Euro 2020 tras un partido que ha vuelto a ilusionar a la afición
Leer más
Leer más

Sin que nadie lo esperase a mediados de julio, el combinado español llegaba a las semifinales de la EURO 2020 sin tener la mejor plantilla. Eso sí, demostrando que sabe llevar el mando del partido a pesar de mostrar algunas debilidades atrás. Italia llegaba como una de las máximas dominadoras, pero pronto se rindió al fútbol de España.

Primera mitad, para La Roja

Salía la selección a mandar en el partido desde el primer minuto. Mantenía atrás a los italianos que apenas tuvieron alguna oportunidad al contrataque. Generaban mucho peligro con pocas ocasiones, pero España tenía el encuentro donde quería.

Igualdad en la segunda y mazazo

Comenzaba la segunda mitad con las fuerzas más igualadas en el centro del campo, pero todavía con control español. Fue en el minuto 60 cuando Chiesa recogió un rechace en la frontal del área y consiguió marcar. Todo nació de un saque rápido de Donnarumma que en dos pases alcanzó la portería de Unai Simón.

El gol de Morata, el gol de todos

España seguía intentándolo y se podía sentir que antes o después llegaría el gol. Tuvo que ser Morata, cuestionado al inicio del torneo, quien empatase el encuentro. Una pared con Dani Olmo dejaba al delantero frente a la portería, que esta vez no falló.

Una prórroga casi sin fútbol

Ya fuera por cansancio extremo de unos (España es la única selección que ha jugado tres prórrogas consecutivas en torneos oficiales) o por pocas ganas de jugar de otros, los minutos de la prórroga dieron poco fútbol. Aun así, un par de sustos de Italia y la intención de los de Luis Enrique seguían ahí.

Los penaltis no sonríen esta vez

Al contrario que contra Suiza, esta vez no pudo ser en la tanda de penaltis. Empezaba lanzando Italia y Unai Simón paraba la pelota. Pero Dani Olmo igualaba con un fallo y todo volvía a empezar. Un tiro poco colocado de Morata dejaba todo en los pies de Jorginho que dio el pase a la final a los azzurri.

España fue eliminada pero no decepcionó. Fue capaz de ilusionar a un país como lo hizo durante la época dorada de 2008 a 2012; y lo mejor es que parece que hay futuro. Precisamente dos de los que levantaros aquellos trofeos solo podían rendirse a esta selección.