Ebenezer Cobb Morley, creador del fútbol moderno

Ebenezer Cobb Morley es una figura emblemática de la historia del fútbol y, sin embargo, su nombre no nos suena mucho. Este abogado inglés revolucionó el mundo del balompié.

Conoce al creador del fútbol moderno
Leer más
Leer más

Cuando nombramos a Ebenezer Cobb Morley, pocas personas saben de quién se trata. No obstante, es uno de los grandes creadores del fútbol tal y como lo conocemos hoy. Google le ha dedicado un Doodle para celebrar los 187 años desde su nacimiento, así que es la ocasión perfecta para recordar a este hombre que, sin duda, tiene una gran importancia en la vida de todos los enamorados del fútbol de la actualidad.

Cobb Morley estableció las primeras reglas del fútbol

Antes de formar parte del fútbol, Cobb Morley era un abogado inglés apasionado del deporte. Nació en 1831, por lo que formó parte de una generación en la que comenzaron a cobrar relevancia unos clubes que gestionaban distintas disciplinas deportivas en las islas británicas.

Durante este periodo, cada club de fútbol tenía sus propias reglas. Al fundarse generalmente en pueblos, era muy difícil descubrir la forma que tenían de jugar. Es por ello que, en 1863, el abogado y otros enamorados del deporte decidieron crear las 13 reglas básicas del fútbol.

A partir de aquel momento, todo el mundo comenzó a jugar de aquella manera, sin golpes por encima de la rodilla y respetando la regla del fuera de juego, por ejemplo. Naturalmente, esta regla ya no tiene nada que ver con la de hoy día. ¡Conoce más de Cobb Morley en el vídeo!

Cobb Morley el ideólogo del fútbol moderno

Ahora que la FIFA se plantea la posibilidad de modificar algunas normas del fútbol para darle mayor fluidez, hay que recordar que en los inicios de este deporte reinaba el caos más absoluto y que fue gracias a Cobb Morley que lo que conocemos hoy en día como fútbol moderno empezó a coger forma.

El propio Morley jugó y fue capitán del Barnes Football Club. Pero su mayor logro fue conseguir unificar criterios en torno a este deporte emergente por aquellos tiempos. Para ello consiguió reunir a diferentes representantes del balompié británico en la taberna Freemason's Tavern en pleno corazón de Londres un 26 de octubre del año 1863. De ese encuentro nació la FA, la Asociación de Fútbol.

Las reglas que impulsó Cobb Morley

En un primer momento se bocetaron sobre papel unas 13 reglas:

Las medidas: las dimensiones del terreno de juego no podía superar los 182 metros, y de ancho no podía superar los 109 metros. Tanto el largo como el ancho tenía que estar bien delimitado por unos banderines y las porterías estaría soportados por dos postes verticales de 7,32 metros de anchura.

El inicio: se llevará a cabo el sorteo de campo para elegir portería, y el perdedor es el que realizará el saque inicial. EL contrario debe respetar la distancia de 9,14 metros en el saque del rival.

Después de un gol: el equipo contrario tendrá que sacar del centro del campo. Al finalizar el primer periodo se cambiará de campo.

Será gol una vez que la pelota haya superado el espacio entre los dos postes.

Cuando sale la pelota: el juego se reanudará en el mismo punto por el que salió el esférico.

Un jugador no puede estar por delante de sus rivales esperando un pase, pero no se considera fuera de juego si la pelota la han sacado desde la línea de meta.

Si el balón sale por detrás de la línea del portero y un jugador del que defiende esa portería la toca, se decretará salida. Si es alguien del equipo contrario será tiro libre a favor del equipo rival. Esta regla se modificó luego por el saque de esquina.

Si algún jugador intercepta un balón en el aire puede lanzar un tiro libre a su favor, pero deberá hacerlo con los tacos de la bota.

Nadie puede coger el balón con las manos, de hacerlo será tiro libre para el rival además de una sanción.

No se puede utilizar las patadas o la violencia, tampoco desplazar con las manos a un oponente.

No se puede pasar el balón entre sí con las manos

Mientras el partido esté en juego, nadie puede coger el balón con las manos.

No se permite el uso de clavo de hierro en las plantas de las botas de fútbol.