Científicos encuentran algo extraño en los excrementos de una foca leopardo

Científicos encuentran algo extraño en los excrementos de una foca leopardo

Científicos neozelandeses han encontrado una memoria USB en los excrementos de una foca leopardo. El dispositivo aún funciona y ha desvelado unos divertidos secretos.

Hay quien podría preguntarse por qué unos científicos neozelandeses querrían analizar los excrementos de unas focas leopardo que llevaba en su congelador desde hacía más de un año, pero tiene una explicación lógica. Si las conservaron tanto tiempo fue con el objetivo de estudiar su régimen alimenticio así como el tiempo que pasaron estos animales en las aguas locales, dado que las focas leopardo son unos mamíferos aún desconocidos. 

Estos especímenes son asustadizos y viven en una de las zonas más inhóspitas del mundo: la Antártida, lo cual no facilita el trabajo de los especialistas.

Su régimen alimenticio se basa en las crías de foca, pero tampoco dudan en atacar a los pingüinos, por lo que se les considera uno de los principales depredadores junto con la orca.

¡Una memoria USB bien escondida!

El montón de excrementos incriminado data de noviembre de 2017 y provenía de una foca leopardo enferma que vivía en el extremo de la isla Sur de Nueva Zelanda. Tras extraerle las hierbas, las plumas y los huesos, los investigadores descubrieron una memoria USB bien escondida.

"Es inquietante ver que estos animales que proceden de la Antártida tienen tales trozos de plástico en su estómago", lamenta Jodie Warren, una de las voluntarias vinculadas con la misión de la investigación de los famosos excrementos.

Sin embargo, pese a su procedencia, la memoria se encuentra en buenas condiciones. Tras haberla dejado secar durante varias semanas, los investigadores pudieron analizar su contenido. 

Leer más
Esta foca hace algo increíble para escapar de una orca asesina

Fotos de leones marinos

Irónicamente, dentro de la memoria encontraron varias fotografías de leones marinos e, incluso, un vídeo de 40 segundos que se tomó a bordo de un kayak en el que podemos observar a una hembra haciendo ruido con su hijo.

Una vez vieron y copiaron las imágenes, los científicos neozelandeses lanzaron un mensaje en las redes sociales para encontrar al propietario de la memoria USB. Pero indican que la liberarán con una condición.

"Queremos más excrementos de foca leopardo. Cuanto más sepamos sobre ellas, más seguros estaremos de que las estamos cuidando bien", concluyen en un comunicado.

• Javier de la Rosa
Leer más
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse