Una 'bacteria comecarne' provoca un aterrizaje de emergencia

Una 'bacteria comecarne' provoca un aterrizaje de emergencia

El pasado mes de mayo, un vuelo proveniente de Canarias con destino a Ámsterdam tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en Portugal debido al nauseabundo olor que desprendía un pasajero. Andrey Suchilin padecía una necrosis de los tejidos que los deterioraba drásticamente. Un mes después de bajar del avión, el ruso falleció con 58 años.

Los pasajeros del vuelo Transavia Airlines con destino a Ámsterdam, Países Bajos, el pasado 29 de mayo recordarán por mucho tiempo ese viaje. Tras el despegue del avión, se vieron afectados, y algunos llegaron a sentirse enfermos, a causa de un olor especialmente nauseabundo. Un olor "insoportable" cuyo origen no tardaron en descubrir.

No provenía de ningún baño atascado ni de bandejas de comida sucias, sino de uno de los pasajeros. "Es como si no se hubiese bañado en semanas. Algunos pasajeros se sentían mal y vomitaron", contó Piet van Haun, uno de los pasajeros del avión, al diario británico Express al bajar del avión. La tripulación a bordo hizo lo que pudo, llegando, incluso, a confinar al hombre en el baño. 

Pero esto no fue suficiente. Finalmente, el piloto tomó la decisión de desviar el vuelo de su trayectoria inicial y llevar a cabo un aterrizaje de emergencia en Portugal para que el pasajero en cuestión, Andrey Suchilin, un ruso de 58 años, abandonara el avión. Desafortunadamente, su hedor no se debía a una falta de higiene. El motivo era mucho peor.  

Una infección pestilente

Ya en manos de los servicios médicos del aeropuerto de Faro, el guitarrista ruso fue hospitalizado. Desde su habitación, logró publicar un mensaje en Facebook en el que explicaba que había contraído una infección durante su estancia en las Islas Canarias sin especificar de qué se trataba.

Poco después, su mujer tomó la palabra en las redes sociales para hablar sobre sus dificultades con la compañía de seguros y para aclarar que Andrey Suchilin acudió a un médico español antes de salir de la isla. El practicante le diagnosticó "una infección sin importancia que habría cogido en la playa", le recetó unos antibióticos y le dijo que podía volver a casa.

En el hospital portugués, el estado de salud del hombre se vio rápidamente deteriorada, llevando a los médicos a establecer un diagnóstico mucho más grave. Las analíticas revelaron que Andrey Suchilin padecía una fascitis necrosante, una infección que se manifiesta a través de una necrosis de los tejidos.

La "bacteria comecarne"

La fascitis necrosante es una enfermedad poco común, pero tiene unas consecuencias que pueden ser dramáticas e, incluso, fatales. Son varias las bacterias que pueden causar esta infección, sobre todo, las del grupo Streptococcus. Estos microorganismos se conocen comúnmente como "bacterias comecarne", aunque este nombre no refleja bien su modus operandi.

Leer más
¿Por qué nos tiemblan los párpados algunas veces?

Por lo general, las bacterias penetran en la piel a través de un corte o de una quemadura. Una vez introducidas en el organismo, liberan diferentes toxinas que, en algunos, dificultan el funcionamiento de los vasos sanguíneos y el aporte de oxígeno a las células y órganos. Con el tiempo, este efecto unido al de otras toxinas provoca la muerte de células y una necrosis de los tejidos.   

Los síntomas son variados y puede ser discretos al principio: una ligera erupción, una pequeña inflamación e, incluso, fiebre, por lo que resulta difícil de diagnosticar. Sin embargo, la infección suele agravarse rápidamente y lleva a la aparición de ampollas y de erupciones más importantes. Después, la necrosis de los tejidos comienza y puede llegar a extenderse a los órganos.

Peris Martínez Irene
Leer más
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración