El truco en la dieta de Fernando Alonso para mantenerse joven a sus 40 años

El piloto asturiano ha vuelto en mejor forma que nunca para cosechar nuevos éxitos en la Formula 1.

El truco en la dieta de Fernando Alonso para mantenerse joven a sus 40 años
Leer más
Leer más

No podemos negar que una de las categorías más exigentes del automovilismo es la Formula 1. Sabemos que los pilotos llegan a perder varios kilos de peso durante una carrera, su hidratación debe ser constante y su cuerpo se ve sometido a todo tipo de fuerzas. Por ello, deben mantenerse en plena forma para competir.

Fernando Alonso, que recientemente ha alcanzado los 40 años, lo tiene claro: “Trato de llevar una dieta equilibrada y variada, cuidarme, sobre todo en los viajes. Viajamos cada semana, por el mundo, con diferentes horarios, culturas, tradiciones. Llevar una dieta controlada es fundamental para no tener un bajón físico. Intento cuidarme todo lo posible”.

Parte de esta dieta es lo que le ha permitido sacar el máximo rendimiento a su Alpine durante la primera mitad de la temporada. Se sitúa undécimo, a un punto de su compañero Ocon, pero con la vista puesta en la temporada que viene: cambia por completo el modelaje de los coches y se igualarán las mecánicas mucho más.

A pesar de que podamos pensar que se le acaba el tiempo para lograr algo importante, Alonso comentó en una entrevista reciente que vuelve a sentirse como cuando tenía 25. “Ahora estoy genial, me veo en forma y al 200%. Cualquier número que ponga en el pasaporte no es lo que siento".

Otro aspecto que no descuida Fernando de su dieta es el azúcar y el alcohol. “Lo estamos viendo [el azúcar] más y más en nuestro mundo. Nos están diciendo desde todos los sitios que el azúcar es un gran enemigo, no sólo para el deporte, sino también para una vida saludable. En la dieta siempre intento evitarlo, al igual que el alcohol”.

No hay dudas de que Alonso se encuentra en la etapa final de su carrera, pero está dispuesto a darlo todo en la pista para seguir disfrutando de la competición. Es algo que lleva predicando mucho tiempo: si no se divierte, se irá. Pero parece que de momento le queda diversión para rato.