Las cuentas no le salen a Trump: su fortuna antes y después de ser el Presidente de los Estados Unidos

¿Ser Presidente de Estados Unidos es un chollo? Además de la erótica del poder y del envejecimiento, los últimos presidentes estadounidenses han acrecentado su fortuna. Con una excepción: Trump.

Las cuentas no le salen a Trump: su fortuna antes y después de ser el Presidente de los Estados Unidos
Leer más
Leer más

Dicen que el poder llama al poder. También que tiene una erótica propia. O que envejece. Ahora bien, ¿enriquece? Y no, no nos referimos a si añade un punto de sabor al estilo Arguiñano sino si aumenta o no su patrimonio. En Estados Unidos, la irrupción de los Clinton en la política nacional marcó un punto de inflexión que ha revertido a lo grande Donald Trump en sus 4 años de mandato.

Y es que tal y como recoge la BBC, el outsider de la Política, empresario y multimillonario dueño de casinos, hoteles y edificios ha sufrido una considerable merma en su patrimonio desde que entró en la Casa Blanco, algo que ningún otro había conseguido. Todo lo contrario.

En contraposición a la pérdida de 700 millones del político, empresario y multimillonario dueño de casinos, hoteles y edificios ha sufrido una considerable merma en su patrimonio desde que entró en la Casa Blanca, algo que ningún otro había conseguido. Todo lo contrario.

Los Bush, padre e hijo, cada uno en su etapa, también han acrecentado su fortuna después de dejar la Casa Blanca y convertirse en solicitados ex políticos. George Bush Jr. ha quintuplicado su cuenta corriente, mientras que su padre solo la ha doblado.

Con todo, Donald Trump tiene un patrimonio mayor que el de todos los expresidentes de los Estados Unidos vivos.

¿De dónde nace ese incremento de cash en su haber? Además de tener una pensión vitalicia, a la que solo Trump ha renunciado, los negocios familiares, las conferencias, clases magistrales y entrevistas y documentales son suculentos incentivos económicos para sus arcas privadas.

Los expresidentes españoles

¿Y qué hay de los españoles? En este caso, los que más evidencia su ritmo de vida son Felipe González y José María Aznar. En ambos casos compaginan la actividad privada con la pensión y los beneficios que conlleva ser expresidente del Gobierno del Reino de España (seguridad privada, vehículo de seguridad, entre otros).

Zapatero ha saneado sus cuentas y posee varios inmuebles, ejerce de mediador internacional y cuenta con un sueldo como presidente de una fundación. Él renunció a la pensión y a su puesto en el Consejo de Estado.

Rajoy por su parte, abandonó de forma precipitada por la moción de censura La Moncloa con un patrimonio positivo de más de 300.000 euros de ganancias. Se reincorporó como funcionario público.