Ana Morgade harta de los cánones de belleza, asiste con un 'portatrajes' a la alfombra verde de la Seminci

Las alfombras rojas, verdes o naranjas se han convertido en una insana competición para ver quién lleva el mejor modelito, Ana Morgade reivindica su humor a su cuerpo.

Ana Morgade harta de los cánones de belleza, asiste con un 'portatrajes' a la alfombra verde de la Seminci
Leer más
Leer más

Los complicados cánones de belleza y las normas corporales que acusan a quienes no encajan en lo socialmente establecido han terminado por hartar a Ana Morgade, que este fin de semana lanzó una importante reivindicación que, muy en su línea, fue acompañada de una 'performance' sobre la alfombra verde de la Seminci, en Valladolid.

La humorista, que ya había advertido de su 'look' en las redes sociales poco antes de acudir al festival, se quejó de la falta de diversidad corporal en los 'showrooms' -empresas que prestan ropa a rostros conocidos para asistir a eventos-, y para ello lució un llamativo portatrajes.

"No tengo un cuerpo de talla estándar, por supuesto no soy modelo, y no me es nada fácil encontrar un vestido que no me haga sentir terriblemente mal hecha. Durante muchos años he salido a posar con ropa que no me encajaba muy bien, aterrada, pensando que es mi cuerpo el equivocado. Pero no, era mi actitud la errónea. Mi cuerpo es perfecto para lo que soy y a lo que me dedico: la comedia. No puedo cambiar qué se considera un cuerpo aceptable o no, y mucho menos cambiar mi autoestima de un día para otro, y mi relación más o menos despiadada con mi cuerpo (que acaba de hacer la proeza de fabricar a una personita, así que creo que se merece que lo mime un poco)"

Un "traje" que acaparó todos los flashes

Así, como forma de protesta, tan original como viral en las redes sociales, alzó la voz respecto a lo que se considera un cuerpo aceptable, un canon que desde hace tiempo desafía y combate, ya que es especialmente en las mujeres, las principales víctimas de esta presión social y eterno juicio estético. Morgade, que dio a luz a su primera hija a principios de año, prometió en las redes sociales que a partir de ahora intentaría tener una relación más sana con su autoestima, un ejercicio saludable que amplió explicando por qué se decantó por la bolsa de ropa:

"Dándole vuelta al amanecer, reflexionando sobre qué ponerme esta vez, pensé: si la bolsa me queda mejor que el traje... Y voilà. Aquí estoy, señoras. Orgullosa y feliz, con un traje que no me constriñe, que no me tira, que no me asusta, y que representa lo que soy, mejor o peor: una humorista. ¿Y saben qué? Es la primera vez que no me apetece ponerle filtros a la foto".

Muchos estallaron en las redes sociales con comentarios muy positivos por su actitud, y sobre todo que la entendían.