El nuevo encontronazo de Letizia y los detalles que la Casa Real no quiere que veas
El nuevo encontronazo de Letizia y los detalles que la Casa Real no quiere que veas
El nuevo encontronazo de Letizia y los detalles que la Casa Real no quiere que veas
Leer más

El nuevo encontronazo de Letizia y los detalles que la Casa Real no quiere que veas

Con lo que nos gusta en España un buen salseo, nadie puede pensar que la Familia Real se escapa a esta norma. Lo último ha sido un encontronazo de Letizia en pleno funeral de la infanta Pilar.

La Casa Real de España está continuamente acompañada por la polémica. Ya conocemos por ejemplo de primera mano que el marido de la infanta Cristina ha sido juzgado por la justicia y que la relación entre la reina emérita Doña Sofía y Doña Letizia no es la mejor.

Pero el pasado 8 de enero de 2020 murió Pilar de Borbón, la muy querida hermana del rey emérito Juan Carlos I. Y tras esto, como es lógico, la Familia Real ha querido rendirle homenaje en un funeral que tuvo lugar el pasado miércoles.

Y como en toda reunión familiar, se han visto las caras (de mejor o peor gana) todos los miembros de la monarquía española. ¿Sabes lo que ha sucedido?

Al parecer, cuando los reyes Felipe VI y Letizia estaban saludando a los reyes eméritos y demás personalidades de los primeros bancos de la basílica de San Lorenzo de El Escorial, hubo un momento frío e incómodo entre miembros de la familia.

O así al menos ha calificado el momento la prensa rosa especializada. El asunto fue que mientras Letizia saludaba a la reina Beatriz, la infanta Cristina, sentada al lado de su hermana Elena, desvió claramente la mirada. ¿Estará tan mal la relación entre ambas mujeres?

Pero ahí no queda todo, pues según ha informado huffingtonpost.es, la prensa ha buceado de sobremanera en la web de Casa Real. ¿Y qué es lo que han visto?

En la galería del acto, que han colgado en su sitio web, no hay ni rasto de Elena y Cristina. ¿Coincidencia? Recordemos que Iñaki Urdangarín, el marido de la infanta Cristina, permanece todavía en prisión.

Escrito por Alejandra G.

Sin conexión
Verifique su configuración