El rey emérito Juan Carlos I postrado en una silla de ruedas

El rey emérito Juan Carlos I postrado en una silla de ruedas

El rey emérito Juan Carlos I ya no está para muchos trotes, ha entrado en el grupo de los octogenarios y todas sus juergas le han pasado factura. Te damos todos los detalles sobre su salud en el video. 

Juan Carlos I, actual rey emérito, ha sido conocido por ser un gran amante de los deportes. Entre sus aficiones favoritas estaba la vela, deporte en el compitió a nivel profesional y en varios Juegos Olímpicos con su embarcación "Fortuna". Después pasó a competir en el equipo "Bribón" hasta 2011 que decidió abandonar la vela, tras participar en el Trofeo Conde de Godó de Barcelona. 

Otras de sus aficiones han sido el esquí y la caza. Dos aficiones que le han causado más de un problema y no solamente a nivel físico. Ambas pasiones las compaginaba con su ajetreada agenda real y en cuanto podía se escapaba a África a cazar o a las montañas a esquiar. Sin embargo, dos caídas le han dejado lesiones permanentes. 

Leer más
La reacción del príncipe Harry cuando una pequeña le roba las palomitas

En 1991, esquiando en Baqueira, en los Alpes suizos, el rey sufrió una caída cuando otro esquiador se lo llevó por delante golpeándole con el esquí en su rodilla derecha. El rey tuvo que ser operado de la rodilla. 

En 2013, en una partida de caza en Boutsana, África, el rey emérito tropezó con un escalón y se cayó fracturándose la cadera izquierda en tres partes. Tuvo que volver a ser operado y le implantaron una prótesis de cadera.

Sus lesiones provocadas por sus aficiones deportivas, unidas a una artrosis hereditaria, le han pasado factura, condenándole a pasar por el quirófano en más de una ocasión.

El rey emérito Juan Carlos I se resiste a la silla de ruedas

El pasado 14 de abril, el rey Juan Carlos I fue sometido a la decimoquinta operación, en la que le sustituyeron la prótesis de la rodilla izquierda. Aunque la operación fue todo un éxito, en sus reapariciones en público vimos a un rey más decaído que se ayudaba de un bastón para caminar. Una ocasión que la Casa Real aprovechó para acallar los rumores de la mala relación entre la reina Letizia y los reyes eméritos

El estado de salud de Juan Carlos I no ha ido a mejor y se resistía a aparecer en público en silla de ruedas: “ha luchado como un jabato, rehabilitándose sobre una camilla", confirmaba Pilar Eyre, una periodista cercana a la Zarzuela. Incapaz de mantenerse de pie, no le ha quedado  otro remedio que aparecer en una silla de ruedas en el recibimiento de la princesa Margarita de Rumanía y su marido, Raduco.  

Además, su estado de ánimo no sería mucho mejor que su salud. Al rey emérito Juan Carlos I le entristece verse "como su madre, que pasó sus últimos años dependiendo de los demás y sin levantarse de la silla", a la que sus nietos (el rey Felipe VI y sus hermanas) llamarón cariñosamente "la mini móvil". 

Así pues, el rey ha ordenado la reforma de su lado de la Zarzuela para convertir las escaleras en rampas para que pueda desplazarse en su "mini móvil".

• Ana Blasco
Leer más
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse