Esquizofrenia: síntomas, test, tipos de esquizofrenia
Esquizofrenia: síntomas, test, tipos de esquizofrenia

Esquizofrenia: síntomas, test, tipos de esquizofrenia

La esquizofrenia es una enfermedad psiquiátrica que afecta a 60 millones de personas en el mundo. Las personas esquizofrénicas presentan delirios, alucinaciones y problemas de comportamiento.

Esquizofrenia: Definición

La esquizofrenia es una enfermedad psiquiátrica compleja, que engloba problemas mentales severos. Se presenta generalmente entre los 15 y los 25 años y se manifiesta de manera diferente en cada persona. Contrariamente a lo que se piensa, una persona esquizofrénica no tiene una doble personalidad. Se trata más bien, de una pérdida de contacto con la realidad.

En el mundo, una de cada cien personas sufre esquizofrenia paranoide, y sin embargo, la mitad no son conscientes de ello. La enfermedad es dos veces más frecuente que la enfermedad del Alzheimer y cinco veces más que la escleroris múltiple.

Síntomas de la esquizofrenia

Los síntomas de la esquizofrenia son muy variables de un paciente a otro. Su puesta en escena es, en la mayoría de los casos progresiva. El paciente pasa por fases agudas en las cuales los síntomas se manifiestan.

La esquizofrenia tiene los siguientes síntomas :

- Síntomas positivos (o excéntricos): son los más visibles y los más impresionantes.Esto reagrupa alucinaciones sensoriales (mayoritariamente visuales o auditivas), paranoia, ideas diferentes…

- Síntomas negativos (o deficitarios): corresponden a una exclusión social del paciente. Se constata un aislamiento, una pérdida afectiva y una disminución de interés del mundo que le rodea.

- Síntomas disociativos: se refiere a una desorganización en la mente y el comportamiento del paciente. El enfermo elabora discursos incoherentes y expresa emociones contradicitorias.

No todos estos síntomas de la esquizofrenia se manifiestan en todos los pacientes. En función de su intensidad, distinguimos diversos tipos de esquizofrenia. El más frecuente es la esquizofrenia paranoide pero también existe otro tipo de esquizofrenia que se llama esquizofrenia catatónica ( compuesta principalmente de síntomas físicos), la esquizofrenia afectiva y otro tipo llamado esquizofrenia indiferenciada (síntomas mixtos).

Las causas de la esquizofrenia : genética y medioambiental

La esquizofrenia tiene numerosas causas, pero son a día de hoy desconocidas, como ocurre con la catatonia, que precisamente se ha considerado como un subtipo de esquizofrenia. Sin embargo, los factores genéticos y medioambientales son los más destacados por los científicos.

El riesgo de contraer la enfermedad de manera hereditaria depende del grado de parentesco. Mientras que el riesgo de sufrir la enfermedad de la esquizofrenia es de un 1% de la población, aumenta a un 13% para una persona que tiene al menos uno de sus padres con esta enfermedad, 10% si se tiene un hermano o una hermana y un 40% si ambos padres son enfermos. Identificar los genes asociados a los riesgos de esquizofrenia permitirá a los invesigadores comprender mejor la enfermdad.

El consumo de cananbis es otra sustancia que tendría un papel importante en la puesta en marcha de la enfermedad. Su uso regular antes de los 18 años doblaría los riesgos de la esquizofrenia. Las situaciones de stress como las tensiones sociales o una fuerte presión pueden igualmente ser causas del origen de la esquizofrenia. Además, debido a una razón inexpliable, crecer en una ciudad aumentaría igualmente el riesgo de la enfermedad.

Tratamiento para la esquizofrenia

El tratamiento contra la esquizofrenia debe ser seguido de manera constante durante toda la vida. De hecho, una parada brusca en el seguimiento, puede provocar una recaída al cabo de algunos días o algunos meses.La observación es por tanto, una de las claves de la estabilidad incluso de la disminución de los síntomas.

La esquizofrenia tiene un tratamiento que se basa en gran medida en tomar medicamentos neurolépticos (antipsicóticos), pero igualmente por otros como los antidepresivos, los timo reguladores y los tranquilizantes. Estos permiten limitar de manera considerable los síntomas de la esquizofrenia y mejorar la vida de los pacientes, sin poder, sin embargo, curar del todo la enfermedad.En periodo de crisis aguda, será necesario la hospitalización del paciente.

Escrito por Ana Blasco
Última modificación

Sin conexión
Verifique su configuración